Última actualización: 11 octubre 2018 14:10:07

Índice de contenidos

1. ¿Qué es?
2. Misión
3. Atribuciones y funciones
4. Estructura
4.1. Direcciones Nacionales
4.2. Institutos y Consejos
4.3. Instituciones Nacionales
4.4. Instituciones con Funciones Globales
4.5. Instituciones Adscriptas
4.6. Fundaciones
4.7. Empresas
4.8. Sociedades Mercantiles
4.9.Prioridades
5. Historia
5.1 Creación del “Mincult”
6. Política cultural cubana
7. Metas e indicadores del año en curso
7.1 ÁREA RESULTADOS CLAVE I: GESTIÓN INSTITUCIONAL
7.2 ÁREA RESULTADO CLAVE II: CREACIÓN Y PROMOCIÓN ARTÍSTICA Y LITERARIA.
7.3 ÁREA DE RESULTADOS CLAVE III: PROYECCIÓN SOCIAL DE LA CULTURA.
7.4 ÁREA DE RESULTADOS CLAVE IV: PATRIMONIO CULTURAL
7.5 ÁREA DE RESULTADOS CLAVE: INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN Y SUPERACIÓN.

 

1. ¿Qué es?

El Ministerio de Cultura es el Organismo de la Administración Central del Estado cubano encargado de dirigir, orientar, controlar y ejecutar la política cultural del país —en el ámbito de su competencia—; así como garantizar la defensa, preservación y enriquecimiento del patrimonio cultural de la nación.

2. Misión

“Dirigir, orientar, controlar y ejecutar en el ámbito de su competencia la aplicación de la política cultural del Estado y del Gobierno, así como garantizar la defensa, preservación y enriquecimiento del patrimonio cultural de la nación cubana.”

3. Atribuciones y funciones

“Dirigir, orientar, controlar y ejecutar en el ámbito de su competencia la aplicación de la política cultural del Estado y del Gobierno, así como garantizar la defensa, preservación y enriquecimiento del patrimonio cultural de la nación cubana.”

  • Favorecer, controlar y evaluar la aplicación coherente de la política de difusión y promoción del arte y la literatura en la radio y la televisión.
  • Dirigir, supervisar y evaluar los resultados de la política orientada al estudio, la conservación y la restauración del patrimonio cultural de la nación.
  • Promover un amplio movimiento sociocultural en el país, impulsado por la vanguardia artística y las instituciones culturales y con la participación de organismos y organizaciones sociales, a favor del desarrollo de una cultura general integral en nuestro pueblo.
  • Promover, en coordinación con los organismos y organizaciones correspondientes, la creación de valores estéticos en la sociedad, con énfasis en niños, adolescentes y jóvenes; contribuyendo a la creación de la ética social.
  • Dirigir y supervisar la política y los procesos de la formación artística, la de los promotores culturales y la preparación especializada de los instructores de arte.
  • Dirigir, controlar y supervisar la política de promoción nacional e internacional del arte y la cultura cubanos y la presencia y difusión de manifestaciones culturales provenientes del exterior.
  • Dirigir, controlar y, ejecutar en su caso, la política relativa a la producción y comercialización de bienes y servicios culturales del país, tanto la orientada a la población y al sector turístico, como a las exportaciones.
  • Dirigir y controlar la política relativa al Derecho de Autor.

En el desempeño de estas funciones y atribuciones el Ministerio de Cultura y su nivel central se ha caracterizado por:

  • La conciliación del doble carácter que se presenta en las funciones que debe ejercer el organismo en sus diferentes niveles:
    • Funciones de carácter global, propias de la naturaleza y de la creación artística y literaria, por estar presentes en todas las esferas de la vida social.
    • Funciones de carácter ramal, pues dirige, orienta y promueve esferas específicas de producción y creación artística y literaria.
  • Un profundo proceso de perfeccionamiento de toda la organización existente de la cultura nacional, que abarca tanto a su sistema de dirección y gestión cultural, como a su mecanismo económico de funcionamiento.
  • Una política de reorganización de todo el complejo de dirección sociocultural, desde su instancia nacional hasta la territorial, a partir de una concepción totalmente nueva, integral y coherente que dé respuesta a los requerimientos del desarrollo y objetivos propuestos.
  • El establecimiento de una red de instituciones culturales, que articulan de forma coherente un movimiento, cuyo objetivo es la promoción social del arte y la cultura.
  • La aplicación de los programas y proyectos culturales, que constituyen los instrumentos fundamentales de dirección, organización y gestión del trabajo cultural.
  • La creación de los dispositivos ramales: cine, libro, música, artes escénicas y artes plásticas, a los que se les encomienda la conducción y ejecución inmediata de las actividades artísticas y culturales específicas del sistema.

La coordinación general de la política cultural global, ejercida a través del Organismo Central y las Direcciones Provinciales y Municipales de Cultura.

4. Estructura

Funcionalmente, el Ministerio de Cultura trabaja a través de las siguientes instancias:

Ministro: Alpidio Alonso Grau

Viceministra primera: María Elena Salgado

Viceministros: Kenelma Carvajal, Abel Acosta, Fernando Rojas, Ileana Flores, Guillermo Solenzal

4.1 Direcciones Nacionales

Dirección de Programas Culturales

FUNCIONES:

  • Coordina, asesora, orienta y diseña el proceso de planeación estratégica y derivación de objetivos anuales en el sistema del Ministerio de Cultura.
  • Asesora y controla la elaboración, ejecución, desarrollo y evaluación de los programas de desarrollo sociocultural, a partir de política definida.
  • Asesora, coordina, controla y evalúa integralmente la programación cultural como columna vertebral del Programa de Desarrollo y de los procesos de la vida cultural del territorio; sustentada en la participación activa de los creadores e intelectuales en la toma de decisiones, en el diseño y ejecución de las opciones culturales.
  • Asesora, coordina, participa, controla y evalúa los procesos de la vida cultural, a partir del vínculo con los creadores e intelectuales locales y nacionales.
  • Participa activamente en la coordinación, control y evaluación junto a las instituciones culturales competentes en los estudios y análisis de tendencias en las estadísticas, los públicos, los resultados de la programación en correspondencia con las necesidades y expectativas de la población, de común acuerdo con la Dirección de Economía.
  • Participa activamente en la accesoria, control y evaluación junto a los Institutos, Consejos y Centros el desarrollo de espacios de dialogo e intercambio con los creadores sobre política cultural, los procesos culturales y el funcionamiento de los Consejos Técnico Asesores, Artísticos y Científicos en las instituciones nacionales, en las Direcciones Provinciales de Cultura y en el Ministerio de Cultura.
  • Participa sistemáticamente en el diseño, ejecución, control y evaluación del cumplimiento de la política cultural en los Programas Priorizados y Especiales, en correspondencia con las particularidades de cada sector y territorio.
  • Participa en el desarrollo, control y evaluación de los Programas de la Batalla de Ideas.
  • Participa con el Centro de Desarrollo y Comunicación Cultural en la accesoria, control y evaluación de la estrategia de comunicación dirigida a la promoción del arte y la cultura, y la formación de públicos de las Instituciones Nacionales y las Direcciones Provinciales de Cultura.
  • Participa activamente en el diseño, asesoramiento, control y evaluación de las relaciones institucionales del Ministerio de Cultura y sus Institutos, Consejos, Centros, Empresas, Nacionales y Direcciones Provinciales de Cultura con los Organismos de la Administración Central del Estado, Instituciones Académicas y Sociales y las Organizaciones políticas y de masas, a través de programas, convenios, proyectos, planes de acci6n y actividades especificas, entre otras, para la formación de públicos, la prevención y la transformación social.
  • Contribuye al desarrollo de los vínculos del sistema institucional con las organizaciones no gubernamentales que promueven el arte y la cultura en el ámbito nacional.
  • Asesora, controla y evalúa el desempeño de los promotores culturales que desarrollan su labor en los consejos populares y comunidades, para la promoción del arte y la cultura en vínculo estrecho con los creadores e intelectuales, las instituciones y el resto de los actores sociales del territorio.
  • Participa junto a las instituciones culturales competentes en la toma de decisiones, el control y evaluación de las directrices principales en la salvaguardia del patrimonio cultural material e inmaterial.
  • Coordina, asesora y ejecuta los procesos evaluativos de la Emulación por la sede del 26 de Julio y la Especial del Plan Turquino, con el objetivo de estimular los mejores resultados en el trabajo cultural.
  • Participa activamente en el diseño, ejecución, asesoramiento, control y evaluación de la política cultural del Ministerio de Cultura, a través del sistema de Instituciones Nacionales y Provinciales.

Dirección de Relaciones Internacionales

FUNCIONES

  • Evaluar la conveniencia política, cultural y social de las acciones que se emprendan en todo el sistema de la cultura con segundos, terceros o varios países, con organismos internacionales y con personalidades políticas y culturales, en estrecha coordinación con los criterios artísticos o de otro tipo de instituciones del sistema de la cultura cubana.
  • Centrar su labor en el desarrollo de las relaciones de colaboración e intercambio con los Ministerios de Cultura, instituciones culturales y homologas a los Ministerios, personalidades y otras instituciones relevantes de la cultura de los diversos países, en estrecha coordinación con las instituciones culturales del sistema de la cultura cubana.
  • Elaborar, negociar y suscribir los Planes y Protocolos de Colaboración e Intercambio Cultural de carácter interministerial o intergubernamental, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores en los casos que proceda, a partir de los intereses de las instituciones y direcciones del Ministerio de Cultura, velando por el estricto cumplimiento de los compromisos plasmados.
  • Desarrollar las relaciones con las organizaciones internacionales no gubernamentales, en coordinación con las instituciones culturales, fundamentalmente en lo concerniente a las posibilidades de cooperación y la evaluación de toda nueva solicitud de afiliación.
  • Fortalecer las relaciones con la UNESCO y el PNUD y otras organizaciones gubernamentales canalizando los intereses de las instituciones culturales con la Comisión Cubana de la UNESCO, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio para la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica, con el objetivo de utilizar al máximo las posibilidades de asistencia y cooperación que se ofrecen a través de sus programas.
  • Canalizar los intereses de las instituciones culturales en materia de formación y especialización mediante becas de nivel superior, cursos cortos, candidaturas y adiestramientos para funcionarios, técnicos y artistas. Coordinar con el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Centro Nacional de Escuelas de Arte y el Instituto Superior de Arte todo lo relacionado con solicitudes e intereses de becas y adiestramiento para estudiantes y trabajadores extranjeros en Cuba.
  • Ejecutar de manera centralizada y en coordinación con las instituciones culturales, la política del Ministerio de Cultura en materia de asistencia técnica exportada, tanto compensada como internacionalista.
  • Garantizar la correcta utilización de los especialistas extranjeros contratados como asistencia técnica con las instituciones culturales, canalizando sus intereses a través del Ministerio para la Inversión Extranjera y Colaboración Económica
  • Controlar y ejecutar el Plan de atención a delegaciones del Ministerio de Cultura, referente a personalidades y funcionarios de alto nivel y funcionarios de organismos internacionales.
  • Mantener y centralizar las relaciones directas con los organismos nacionales (Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio para la Inversión Extranjera y Colaboración Económica, Ministerio de Educación Superior, organizaciones políticas y de masas, etc.) a los efectos de canalizar consultas, conciliar trámites y criterios y concertar encuentros y reuniones de trabajo referente a los intercambios bilaterales y con organismos internacionales.
  • Mantener y centralizar las relaciones directas con las embajadas cubanas en el exterior y con las misiones extranjeras acreditadas en el país, con el objetivo de tramitar o recibir información de trabajo que tenga relación con la dirección del Ministerio de Cultura o con alguna de sus dependencias.
  • Apoyar la celebración de eventos internacionales especializados que por su complejidad, importancia y magnitud así lo requieran, previa solicitud de alguna institución del sistema.
  • Velar por el estricto cumplimiento de la Ley y las Regulaciones vigentes sobre inmigración y extranjería en el país incluyendo los tramites de visado ante misiones extranjeras, así como garantizar y viabilizar los tramites a delegaciones extranjeras y las salidas al exterior de las delegaciones del organismo, asegurando el cumplimiento de las regulaciones establecidas.

Dirección de Economía

FUNCIONES:

  • Cumplir y controlar el cumplimiento en la actividad a cargo del Ministerio de las disposiciones que dicten los organismos globales de la economía en 10 referente a planificación, finanzas, precios, impuestos, contabilidad y estadísticas.
  • Confeccionar el proyecto de directivas fundamentales para la elaboración del Plan y Presupuesto para las entidades del Ministerio.
  • Analizar, fundamentar y proponer para aprobaci6n superior, según 10 establecido, los planes y presupuestos de las entidades del Ministerio, organizando y dirigiendo el proceso de elaboraci6n de los mismos, así como el control de la ejecución de las cifras aprobadas y rendir informes periódicos de los resultados.
  • Desarrollar el proceso de Verificación del Gasto Público del Ministerio.
  • Coordinar y controlar metodológicamente el vínculo de las Unidades Presupuestadas del Ministerio con la Cuenta Única de Tesorería del Ministerio de Finanzas.
  • Confeccionar el informe de Liquidación Anual del Presupuesto del Ministerio y su presentación al Ministerio de Finanzas y Precios.
  • Participar y asesorar en el proceso de formulación del anteproyecto de planes y presupuestos de los territorios y analizar su ejecución periódica.
  • Realizar análisis económicos – financieros que permitan evaluar la eficiencia y eficacia de las entidades del Ministerio.
  • Realizar análisis y estudios económicos – financieros en las ramas de cultura y arte, con el propósito de alcanzar el perfeccionamiento sucesivo del sistema económico de la cultura.
  • Elaborar y ejecutar la distribución de los recursos financieros, créditos presupuestarios y fondos de inversiones, así como los de salarios, según los procedimientos establecidos.
  • Orientar la elaboración de los Presupuestos de Ingresos y Gastos en Divisas del sistema de instituciones, someterlo a aprobación y controlar su ejecución.
  • Analizar y aprobar los expedientes de precios y tarifas en las producciones y servicios en que el Ministerio es responsable de su formación y aprobación y asesorar institucionalmente esta función.
  • Desarrollar el programa de inspecciones de precios del Ministerio.
  • Ejercer el control informativo sobre los sistemas de retribución en MLC y CUP a los creadores y artistas.
  • Asumir las tareas que se deriven de la aplicación de la política tributaria del país y su concerniente aplicación en el sistema de la Cultura, otorgando especial atención a los impuestos sobre ingresos personales en el sector artístico.
  • Elaborar los lineamientos y orientaciones generales y específicos en el orden técnico y metodológico para la adecuación y aplicación de las Normas Generales de Contabilidad y del Sistema de Registros de los Costos, teniendo presente las normativas generales y ramales orientadas por los organismos rectores globales.
  • “Asesorar y comprobar la organización e implantación de las Normas Generales de Contabilidad y sus adecuaciones. La aplicación de los Sistemas de Costos y de los procedimientos de control establecidos.
  • Exigir la entrega oportuna y la calidad de los estados financieros por parte de las entidades, así como efectuar la revisión, análisis contables y consolidación de los mismos.
  • Orientar el trabajo concerniente a las estadísticas culturales, definiendo el sistema de indicadores, flujo de información y aprobación de sistemas como rector ramal.
  • Asesorar y comprobar la organización y aplicación del sistema de información estadística y de los registros primarios, cuidando por su integración y compatibilización con los registros contables.
  • Controlar el cumplimiento de la disciplina estadística en el sistema del Ministerio, así como que las entidades nacionales y los territorios garanticen la información en las fechas establecidas y con la calidad requerida, como base para la elaboración de informes que constituyan una fuente periódica de estadísticas culturales.
  • Ser depositario y custodio del fondo de datos y series históricas de las estadísticas culturales nacionales y fomentar las fuentes de datos de las estadísticas Internacionales.
  • Participar en la formulación de la política institucional de desarrollo de la producción cultural, comercialización y negocios, de las exportaciones, así como en los estudios y propuestas de políticas salariales y estimulación.
  • Emitir criterios acerca de la efectividad de los diferentes proyectos económicos que se presenten.

Dirección de Supervisión y Auditoría

MISIÓN

  • La Dirección de Supervisión y Auditoria tiene la misión esencial de implementar los lineamientos y políticas del Estado y del Gobierno, en materia de auditoria, control interno, prevención del delito, indisciplinas e ilegalidades y velar por su cumplimiento en el sistema del Ministerio.
  • VISIÓN.
  • Formar una cultura de probidad administrativa y de control en el eficiente empleo de los recursos del Estado y en la prevención y enfrentamiento de indisciplinas, ilegalidades y corrupción administrativa.
  • FUNCIÓN COMÚN.
  • Disponer la realización de auditorías, comprobaciones y visitas de supervisión en la esfera de su competencia; y entregar, según el procedimiento establecido, la información estadística, contable, financiera y de otra naturaleza que se requiera por los organismos competentes.
  • RESPONSABILIDAD DE LAS UNIDADES CENTRALES DE AUDITORIA INTERNA
  • Atender metodológicamente, establecer y orientar las políticas, estrategias y procedimientos de trabajo para todo su sistema de auditoria, así como organizar el control de su funcionamiento y ejercer la supervisión.
  • Elaborar la estrategia de capacitación a partir de la determinación de las necesidades de aprendizaje y establecer las políticas en cuanto a la preparación técnica y metodológica del personal del sistema y mantener su control sistemático.
  • Evaluar y dar respuesta a las inconformidades de las auditorías realizadas por su sistema, de acuerdo con lo legislado.
  • Mantener el control y seguimiento de los presuntos hechos delictivos o de corrupción administrativa que se detecten en las auditorias y otras acciones de control, así como las realizadas por auditores externos.
  • Proveer al jefe de grupo de la correspondiente Orden de trabajo, así como de la Carta de Presentación, en correspondencia con las Normas Cubanas de Auditoria.
  • Informar a las Contralorías Provinciales y del municipio especial Isla de la Juventud, el inicio y conclusión de las auditorias y otras acciones de control.
  • Exigir la supervisión en todas las fases de la auditoria.
  • Garantizar la supervisión, al menos una vez cada dos años, del trabajo de las unidades de auditoria y auditores internos de las unidades presupuestadas, empresas y organizaciones económicas de base. En el caso de los auditores internos a los que se hace mención se deben supervisar aquellas auditorias que en sus resultados se detecte descontrol administrativo, presuntos hechos delictivos o de corrupción administrativa.
  • Investigar, evaluar y proponer las medidas a adoptar sobre cualquier situación que impida, limite o frene el normal desarrollo de la actividad de Auditoria Interna y la integridad e independencia de criterio de los AI.
  • Opinar acerca de la designación, evaluación, medidas disciplinarias y liberación de los jefes de las UAI y cuando se requiera de los AI.
  • Deberes de los Jefes de las Unidades Centrales de Auditoria y de los Auditores Internos.
  • Proponer que en las plantillas de cargos de las entidades de su sistema, se incluya el auditor interno cuando se requiera.
  • Asegurar que los auditores a su cargo no se utilicen en funciones ajenas a la actividad de auditoría.
  • Programar, organizar, dirigir y controlar las auditorias y otras acciones de control de la unidad a su cargo.
  • Elaborar y conciliar el Plan teniendo presente las directivas y objetivos de trabajo emitidas por la Contraloría General de la República, según el nivel que corresponda.
  • En el proceso de elaboración del Plan, se firma un Convenio general de servicio cuando sea necesario utilizar auditores que se integren a equipos de auditoria de las UCAI o UAI, sin afectar el fondo de tiempo para la ejecución de auditorías que requiere su entidad, para garantizar el empleo más racional y en beneficio de su capacitación, entrenamiento, preparación profesional y ética, el que debe quedar firmado por ambas partes.
  • Garantizar una planificación adecuada y controlar la utilización del fondo de tiempo de los auditores.
  • Exigir que los auditores realicen su trabajo de acuerdo con las Normas Cubanas de Auditoria.
  • Dar seguimiento a las denuncias realizadas a los órganos competentes por la administración cuando se detecten fraudes y otros incumplimientos a partir de las auditorias y otras acciones de control, que pueden considerarse como hechos presuntamente delictivos.
  • Velar que en las actas, informes y documentos de las auditorias que deban ser clasificados, se aplique lo establecido en la legislación vigente.
  • Participar él o quien designe, en la reunión de conclusiones de las auditorias ejecutadas por los AI de las unidades presupuestadas, empresas y organizaciones económicas de base, en las que se detecte desorden administrativo, presuntos hechos delictivos o de corrupción administrativa; con el objetivo de brindarles apoyo y respaldo.
  • Garantizar que los expedientes de las auditorias que realizan los auditores ubicados en las provincias y que se subordinan administrativamente a la UCAI o UAI, se custodien y conserven en el lugar donde radica el auditor; y en caso de que se soliciten por estas instancias para su revisión, se devuelvan posteriormente a la provincia.
  • Participar como miembro del Comité de Prevención y Control.
  • Garantizar la participación de los auditores del Sistema Nacional de Auditoria, cuando se requiera, en auditorias u otras acciones de control convocadas o dirigidas por la Contraloría General de la República.
  • Adoptar o solicitar las medidas disciplinarias que correspondan, de acuerdo con la legislación vigente, cuando se compruebe que un auditor ha incurrido en falta de carácter disciplinario o ético.

Dirección de Recursos Humanos

FUNCIONES

  • Llevar a cabo la formulación de las políticas de desarrollo de los recursos humanos del sistema del Ministerio de Cultura, a partir de la estrategia institucional definida en los programas culturales.
  • Garantizar la adecuación, control y cumplimiento en la aplicación de las disposiciones y lineamientos que dicten los Organismos Rectores de la Administración Central del Estado en relación con los recursos humanos en el sistema del Ministerio de Cultura.
  • Participar en la elaboración de los lineamientos y orientaciones que en el orden técnico y metodológico sobre los recursos humanos deban regir la actividad en el Ministerio de Cultura y su sistema de instituciones nacionales y locales.
  • Evaluar y emitir criterios sobre propuestas de legislaciones y de procedimientos circulados por otros organismos, y los presentados por instituciones culturales del sistema del Ministerio de Cultura.
  • Asesorar metodológicamente a las instituciones culturales, al sistema del Ministerio de Cultura y Direcciones Provinciales de Cultura en todo lo concerniente a la organización laboral y salarial, seguridad social, sistemas organizativos y protección e higiene del trabajo.
  • Promover y participar en las investigaciones necesarias sobre el desarrollo de los recursos humanos en el sistema de cultura.
  • Orientar, controlar y ejecutar en los casos que proceda la política salarial y laboral establecida por los organismos correspondientes en el Ministerio de Cultura y su sistema de instituciones.
  • Realizar estudios y proponer medidas que hagan más eficiente y racional la forma y sistemas de pago, la organización y normación del trabajo, los regímenes de trabajo y descanso, los esquemas organizativos y plantillas de cargos, los calificadores de cargos, pago de condiciones laborales anormales, catálogos de normas y normativas, y demás instrumentos de la organización del trabajo y los salarios que tiendan al perfeccionamiento del trabajo.
  • Elaborar los lineamientos y orientaciones en materia de Protección e Higiene del Trabajo que requieren las instituciones que conforman el sistema de cultura y controlar y facilitar se cumplan adecuadamente.
  • Presidir los trabajos de la Comisión Nacional de Distribución, Ubicación y Atención a Graduados del Sistema de Enseñanza Artística.
  • Trazar conjuntamente con los organismos implicados la política de evaluación de los trabajadores de la rama artística, para propiciar el desarrollo del arte y la cultura, y promover el trabajo artístico de calidad.
  • Cumplir y controlar en el Ministerio de Cultura y demás entidades de las disposiciones legales vigentes dictadas sobre la actividad de organización por los órganos u organismos competentes.
  • Estudiar y analizar sistemáticamente las estructuras y funciones del Ministerio de Cultura y sus dependencias, así como las cifras límites de trabajadores establecidas y proponer modificaciones de las mismas a los órganos u organismos que proceda y aprobar cuando corresponda las propuestas de modificaciones de estructuras y funciones de estas entidades.
  • Evaluar y asesorar al nivel superior del Ministerio de Cultura en la propuesta de creación, modificación, función o extinción de las instituciones culturales y demás dependencias del sistema del Ministerio de Cultura y en su caso llevarlos para su tramitación con los organismos rectores.
  • Elaborar las metodologías para la categorización de las instituciones y demás dependencias del Ministerio de Cultura en coordinación con las Direcciones Especializadas, Institutos, Consejos y los órganos u organismos competentes.
  • Estudiar y proponer para su tramitación por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros los cambios que afectan el número, denominación y nivel jerárquico de las unidades organizativas mayores y menores del Ministerio de Cultura y de las instituciones culturales, centros y demás entidades de acuerdo con la legislación vigente.

 

Dirección de Cuadros

FUNCIONES

  • Orientar metodológicamente, asesorar, y controlar la ejecución de la política de desarrollo de los cuadros en el organismo.
  • Apoyar a los cuadros principales en todos los aspectos relacionados con la aplicación de este sistema de trabajo que tiene el objetivo de proporcionar a los jefes, los elementos necesarios para la toma de decisiones.
  • Mantener un vínculo activo y permanente con los cuadros y colectivos de dirección del sistema.
  • Disponer que la Secretaría Ejecutiva de la Comisión de Cuadros del organismo, asesore y aporte los elementos necesarios que deben adoptarse para la toma de decisiones colectivas sobre el trabajo con los cuadros y sus reservas.
  • Garantizar que la selección y movimientos de los cuadros se ejecuten con la calidad requerida en correspondencia con la nomenclatura de cargos y los niveles establecidos por el Partido Comunista de Cuba y el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, lo que se puntualiza anualmente.
  • Asesorar a las instancias subordinadas sobre cómo llevar a cabo el proceso de selección de los cuadros y sus reservas, con elevado rigor y máxima calidad, velando por la adecuada combinación de los cuadros más experimentados con los cuadros más jóvenes, así como la promoción de jóvenes, mujeres y negros a los cargos dirigentes.
  • Velar por el estricto cumplimiento y calidad en cuanto a la organización de los procesos de entrega y recepción del cargo en el sistema institucional y participa en el momento de la entrega y recepción de los cuadros de la nomenclatura del Ministro de Cultura.
  • Coordinar con la Dirección Jurídica la legalización de todas las acciones que con los cuadros se requiera y con la asesoría jurídica del nivel que corresponda, todo proceso disciplinario que se inicie, controlar los casos de cuadros que han sido objeto de medidas disciplinarias y los períodos de rehabilitación en cada caso.
  • Controlar la información y realizar investigaciones referidas a las quejas de trabajadores y la población en los que tengan incidencias los cuadros.
  • Asesorar a la dirección del organismo en el establecimiento de la estrategia ramal y la coordinación de los planes anuales de capacitación de los cuadros y sus reservas.
  • Coordinar con el Centro Nacional de Superación, el Instituto Superior de Arte y otros autorizados, las vías y modalidades de preparación y superación previstas para los cuadros y las reservas, de acuerdo a las necesidades de los mismos y de los colectivos de dirección.
  • Establecer vínculos con otros organismos de la Administración Central del Estado y los centros de capacitación para la mejor ejecución de la política de cuadros en el país
  • Organizar toda la actividad de control metodológico que realiza el Ministerio a las instituciones nacionales y los territorios en lo referido a la política de cuadros.
  • Controlar, consolidar y analizar la información referida a la composición, características y acciones de trabajo con los cuadros y sus reservas que permitan el establecimiento de políticas de trabajo en el organismo.
  • Realizar estudios de problemáticas de los recursos humanos que tienen incidencia en la política de cuadros, coordina para ello con la Dirección correspondiente.
  • Promover y controlar en los colectivos de dirección la divulgación, conocimiento, cumplimiento y correcta aplicación del Código de Etica de los Cuadros del Estado Cubano.
  • Es responsable de la organización general, orientación, asesoramiento y supervisión del proceso evaluativo de los cuadros del Ministerio.
  • Promover, organizar y/o impulsar la ejecución de acciones de estimulación a los cuadros del sistema institucional.
  • Conveniar con las instancias del Ministerio de Salud Pública que correspondan la realización de los chequeos médicos y estomatológicos para los cuadros y reservas del primer nivel de dirección del Ministerio y velar porque se realicen en todas las instituciones.
  • Custodiar la documentación referida a la trayectoria de los cuadros y los controles de todas las acciones que con ellos se realiza. y velar porque esto se cumpla en las unidades de cuadros de las instituciones de acuerdo a la nomenclatura establecida y los requerimientos del secreto estatal.
  • Apoyar a la introducción en el sistema institucional de la cultura de los aportes de la ciencia de dirección, automatización e informática, así como nuevas experiencias al trabajo de la política de cuadros del país.
  • Por delegación del ministro realizar el procesamiento y control de autorización de salida del país con carácter personal de los profesionales universitarios que laboran en el sistema institucional de la cultura.
  • Conocer, tramitar y emitir criterios sobre las propuestas para el otorgamiento de condecoraciones estatales del sector cultural. Mantener actualizado el registro de las personalidades y colectivos condecorados; coordina la forma y momento adecuado para el otorgamiento de los estímulos correspondientes.

 

Dirección Jurídica

FUNCIONES

  • Asesorar al Ministro y a los dirigentes y funcionarios del Ministerio de Cultura, en las cuestiones de índole jurídica, relacionadas con las actividades que desarrolla el organismo;
  • Cumplir y controlar que se cumplan las disposiciones legales vigentes, en el sistema del organismo;
  • Evacuar consultas y emitir dictámenes sobre la legalidad de documentos, reclamaciones, quejas, recursos que someten a su consideración, relacionados con las actividades que desarrolla el organismo;
  • Estudiar las disposiciones, proyectos y documentos legales e informar a nivel superior sobre sus implicaciones en el organismo, sus instituciones culturales, centros y demás dependencias, y proponer, en su caso, las medidas que considere oportunas;
  • Contribuir a que los reglamentos, resoluciones instrucciones y otras disposiciones de carácter normativo, se dicten dentro de los limites de las respectivas competencias y se observe en ello la legalidad socialista;
  • Dictaminar sobre proyectos de leyes, decretos-leyes, decretos, reglamentos y demás disposiciones legales que se sometan a la consideración del organismo;
  • Elaborar anteproyectos de leyes, decretos-leyes, decretos, reglamentos y demás disposiciones legales de interés para el mejor desarrollo de las actividades del organismo, sus instituciones culturales, centros y demás dependencias;
  • Registrar, conservar y, en su caso, tramitar los documentos jurídicos elaborados en el organismo, así como emitir las certificaciones que se requieran;
  • Legalizar las firmas de los dirigentes y funcionarios del organismo para ser acreditadas en sus relaciones con otras entidades nacionales, y tramitarlas a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, cuando ello se requiera, en función de las relaciones con otros países o entidades internacionales;
  • Participar en las negociaciones para la suscripción de convenios y acuerdos intergubernamentales, en que la parte cubana este representada por el Ministerio de Cultura, así como en las negociaciones comerciales, que por su importancia para e país, sean directamente atendidas por el organismo;
  • Atender las consultas, asesorar y coadyuvar en la redacción y elaboración de convenios, acuerdos y demás documentos derivados de las relaciones comerciales internacionales, tanto a nivel gubernamental como con entidades comerciales directamente;
  • Actuar como representante legal del organismo ante otras entidades nacionales o extranjeras;
  • Actuar a nombre del Ministerio de Cultura, o de alguna de sus instituciones culturales, cuando así se decida, en los procesos penales, civiles, administrativos, laborales, económicos y de arbitraje nacional e internacional en que proceda, o de sus dirigentes, cuando se trate de asuntos relativos a las funciones de sus respectivos cargos;
  • Proponer medidas para contribuir al desarrollo de la conciencia y la cultura jurídicas en el personal que integra el sistema del organismo;
  • Elaborar contratos y proformas de contratos o dictaminar sobre ellos, en los casos en que el Ministerios de Cultura sea parte;
  • Participar en grupos de trabajo, eventos y otros de similar naturaleza auspiciados por las organizaciones y organismos internacionales, vinculados con asuntos jurídicos relacionados con la cultura;
  • Representar al Ministerio de Cultura ante comisiones y participar en los grupos de trabajo que por la índole del asunto sean competencia del Ministerio;
  • Estudiar y dictaminar, desde el punto de vista jurídico, las operaciones que se sometan al Comité de Contrataciones;
  • Propiciar, sistematizar y mantener actualizadas las disposiciones legales, nacionales o extranjeras, relacionadas con el sistema del organismo o con la actividad a su cargo, incluyendo los textos de los tratados, convenios, protocolos y otros documentos que impliquen obligaciones o derechos del organismo, así como mantener actualizados, en la temática de su especialidad, a los juristas de las entidades del sistema del organismo;
  • Asesorar al Ministro y a los dirigentes facultados, en cuanto a la aplicación de medidas de corrección disciplinarias a dirigentes, funcionarios y trabajadores;
  • Analizar sistemáticamente las normas jurídicas vigentes, relacionadas con la actividad que desarrolla el Ministerio de Cultura, proponiendo al nivel de dirección superior correspondiente, las modificaciones que estimen procedentes;
  • Brindar asesoramiento jurídico a los juristas y unidades organizativas de las instituciones, empresas y entidades adscritas al Ministerio, orientando metodológicamente el trabajo de los asesores jurídicos, asistiéndolos en cualquier rama del derecho; contribuyendo a la eficiencia administrativa y a la disciplina contractual en que se base la gestión empresarial y manteniendo la supervisión y el control del trabajo de sus asesores jurídicos.

 

Dirección de Base Técnico-Material e Inversiones

FUNCIONES

  • Cumplir y controlar la actividad a cargo del Ministerio de las disposiciones que dicten los Organismos Globales de la Economía en 10 referente a la planificación del Abastecimiento Técnico Material y las Inversiones.
  • Elaborar la demanda de aquellos Recursos Materiales y Energéticos que mantienen su asignación a través de los Organismos Rectores del Estado. Asigna y desagrega las cifras al Sistema de Instituciones Nacionales; organiza y controla el uso y destino de esos recursos.
  • Emitir las Instrucciones Metodológicas relacionadas con el Abastecimiento Técnico Material e Inversiones y llevar a cabo la supervisión y control a los Institutos, Consejos y demás Entidades de subordinación Nacional, estableciendo las relaciones correspondientes a tales efectos con la Dirección de Economía.
  • Participar sistemáticamente en la Comisión de Divisas del Ministerio de Cultura para el análisis de la gestión económica del Sistema Empresarial y Esquemas de Autofinanciamientos de Cultura.
  • Disponer del caudal de inmuebles (Medios Básicos) que pertenezcan al Sistema de Subordinación Nacional, manteniéndolo actualizado.
  • Indicar cuando se decida que se ejecuten los traspasos y movimientos correspondientes.
  • Evaluar, proponer al Ministro de Cultura y controlar la aplicación, del Sistema de Compensaciones de autos privados en función del trabajo en nuestras Instituciones de Subordinación Nacional; mantener actualizado dicho Sistema según las normas y regulaciones establecidas.
  • Ejercer el control del cumplimiento de las Regulaciones y Normativas establecidas para la Economía de Almacenes en todas las Dependencias del Ministerio de Cultura.
  • Asesorar al Sistema de Instituciones Nacionales y Territoriales en la adquisición de los Medios Técnicos Básicos para el desarrollo y ejecución de las actividades culturales, procurando las mejores condiciones de compra y asegurando la selección técnica-económica más adecuada.
  • Asesorar y atender metodológicamente a los Servicios Técnicos de los Territorios en los aspectos tecnológicos asociados a la Base Técnico Material de la Cultura.
  • Atender metodológicamente y controlar las actividades relacionadas con la ANIR, BTJ Y Forum de Ciencia y Técnica, evaluando y generalizando los resultados.
  • Tramitar dentro del Sistema de la Cultura las solicitudes de licencias y patentes. (Esto debe pasar al Centro Juan Marinello).
  • Garantizar la implantación efectiva de las Normativas vigentes para la explotación y control de los Equipos Automotores. Inspecciona y controla la organización y explotación de dichos Equipos en las Dependencias del Ministerio de Cultura.
  • Ejercer la función rectora del Proceso Inversionista, en todo el Sistema de la Cultura y el Arte, controlando los Lineamientos de Trabajo que dan cumplimiento a la Política del Estado y el Ministerio de Cultura.
  • Orientar y Metodológicamente dirigir el trabajo de las dependencias del Ministerio y las Direcciones Provinciales en todo lo relacionado con el Proceso Inversionista.
  • Instrumenta y controla el Programa Nacional de Ahorro Energético y Controla los incrementos Energéticos derivados de las nuevas inversiones.

 

Dirección de Inspección

FUNCIONES

  • La Inspección Estatal del Ministerio de Cultura controla en todas SlS dependencias el cumplimiento de las disposiciones vigentes, comprueba y evalúa las actividades en las diferentes esferas del trabajo y en todos los niveles de dirección incluyendo el funcionamiento de las entidades que le están subordinadas.
  • Aplicar el Decreto 226 Contravenciones personales de las regulaciones sobre prestación de los servicios artísticos, y otras disposiciones relativas a la prestación de los servicios culturales.
  • Inspeccionar la existencia, el grado de conservación y empleo de la base material de estudio y de vida en las Escuelas de Arte, y los recursos asignados por la dirección del país a las instituciones culturales del territorio.
  • Asegurar la Programación Cultural en las instituciones, las provincias y los municipios haciendo énfasis en las actividades de fin de semana y las nocturnas.
  • Trabajar de conjunto con la Dirección de Cuadro de este Ministerio en aquellos hechos, conductas o denuncias que impliquen presuntas, violaciones del código de ética, previa indicación de la Dirección de este Ministerio.
  • Chequear el desarrollo de otras actividades y tareas que constituyan objetivos definidos para la aplicación de la política cultural.
  • Integrar las Comisiones Provinciales de Prevención a las ilegalidades de los gobiernos en cada territorio, para la realización de las inspecciones conjuntas a la contención de las ilegalidades asociadas al sector. (libreros por cuenta propia, galerías particulares, bancos de videos ilegales, piratería discográfica. etc.)
  • Inspeccionar sorpresivamente para verificar el cumplimiento de los planes de Prevención contra la corrupción, ilegalidades e indisciplinas en las Escuelas de Arte y en todas las Instituciones y Entidades que abarcan el Ministerio de Cultura.
  • Realizar Inspecciones Sorpresivas a los Planes de Prevención, al uso indebido de drogas estupefacientes.
  • Chequear y controlar el trabajo de los departamentos provinciales de todo el país que forman el Sistema de Inspección del Ministerio de Cultura incluyendo la Isla de la Juventud.
  • Participar en los Controles Integrales que planifica el Ministerio.
  • Realizar las Inspecciones de Gestión a las entidades subordinadas para supervisar la aplicación de la Resolución 297 sobre el control interno. (Nueva modalidad del trabajo en la Inspección que se incluye, indicado por la Dirección del Ministerio ya temperado al reclamo de un mayor control para todas las esferas del sector).
  • Esta Dirección también organiza, planifica y representa al Ministerio, en los Controles Gubernamentales dirigidos por el Ministerio de Auditoría y Control.

 

Dirección de Seguridad y Protección

FUNCIONES

  • Asesoramiento a los jefes principales en el cumplimiento de la base legal y reglamentaria mediante la organización de la gestión y el control del sistema de seguridad y protección en el Ministerio de Cultura.
  • Cumplir y desarrollar un sistema informativo que permita abastecer la información oportuna, precisa y veraz a la dirección del Ministerio de Cultura y a la dirección de Protección del MININT.
  • Aprobar o dirigir lo bueno del proceso de selección, preparación y superación profesional de Jefes de Protección, Técnicos y Especialistas y del resto del personal que ocupa Códigos de la especialidad así como de los trabajadores y estudiantes que cumplen todas las tareas del Sistema de Seguridad y Protección.
  • Desarrollo de conjunto en el órgano el análisis y planificación del presupuesto para las inversiones en el sistema de seguridad y protección.
  • Representar por delegación a la máxima autoridad del MINCULT ante las líneas operativas del MININT y cumplimentando las indicaciones ministeriales participativas en las medidas que puedan garantizar eventos de carácter nacional e internacional, político, científico, deportivo o cultural.
  • Asesor en materia de seguridad y protección a los dirigentes principales del organismo y proponer medidas, formas organizativa y tareas para dar solución a deficiencias e irregularidades detectadas en los controles gubernamentales, en las visitas e inspecciones del MININT Y en las actividades propias de control y ayuda.
  • Organizar el sistema de control en las empresas y agencias contratadas para prestar servicios de seguridad y protección en su ámbito de competencias y determinar las deficiencias e irregularidades e informar al Ministerio de Cultura.
  • Adecuar a las características del Ministerio de Cultura los linean1ientos y objetivos de trabajo anuales que se establecen por la Direcci6n de Protección del MININT, asegurando su cumplimiento.
  • Organizar la evaluación sistemática de la efectividad del sistema de seguridad y protección mediante auditorías informáticas y las listas de verificación de la especialidad, determinando las amenazas y riesgos a que puedan estar sometidos los objetivos, evaluando y proponiendo las medidas necesarias para establecer la integridad del sistema.
  • Asesorar, dirigir y controlar el funcionamiento del sistema de protección contra incendio y la capacitación del personal que trabaja en lugares o áreas expuestas a riesgos, manteniendo informado a la Dirección del Ministerio de la situación existente y las medidas derivadas de las inspecciones y controles estables realizadas por las inspecciones de dicho cuerpo.
  • Realiza la dirección metodológica de la actividad de Seguridad y Protección en todos los niveles y entidades de cultura, incluyendo su Empresa de Seguridad y Protección
  • Por delegación dirige el Sistema de Seguridad y Protección con todas sus
    Especialidades a saber:

. Protección Física
. Protección a la Información Oficial
. Seguridad Informática
. Control de los explosivos industriales, sus precursores químicos, municiones, n sustancias químicas, explosivas o tóxicas.

Según establece el Artículo 39 del Decreto Ley 186/98

Dirección de Industria y Servicios Culturales

FUNCIONES

  • Elaborar e implantar la base reglamentaria de la Unidad Presupuestada a partir de su misión y en cumplimiento de las legislaciones vigentes del país que le correspondan por ley.
  • Dirigir y orientar las acciones de las diferentes aéreas de la Unidad Presupuestada para el cumplimiento eficiente de las misiones asignadas.
  • Planificar, acumular, almacenar, rotar, mantener, conservar y responder por la integridad física, calidad y control de las reservas de alimentos y materiales para contingencias.
  • Garantizar que las principales producciones y servicios que desarrolle se realicen en correspondencia con lo aprobado en su objeto social.
  • Establecer las funciones y facultades que deben desarrollar cada nivel de dirección en la Unidad Presupuestada en correspondencia con la estructura establecida y seleccionar el personal idóneo para el desempeño de las mismas
  • Organizar y controlar el sistema de seguridad y protección física, planificar las medidas a tomar a fin de preservar los equipos, medios, materiales e información de la escuela.
  • Organizar el proceso de elaboración del presupuesto anual de la escuela en todas sus categorías, desagregarlo por meses y controlar su ejecución.
  • Elaborar el manual de contabilidad de la Unidad Presupuestada y garantizar su correcta aplicación.
  • Elaborar y aplicar el procedimiento de contratación económica y de fuerza de trabajo de la Unidad
  • Emitir periódicamente los estados financieros en correspondencia con los requerimientos establecidos en tiempo, calidad y veracidad
  • Evaluar los índices financieros obtenidos en la gestión de la unidad y garantizar que se cumplan las medidas necesarias para erradicar las desviaciones
  • Diseñar e implantar el sistema de control interno a partir de la legislación vigente.
  • Garantizar, según lo dispuesto en cada caso, el pago de los tributos correspondientes de la Unidad Presupuestada en tiempo y forma.

4.2 Institutos y Consejos
Existen y así se reconocen, cinco líneas de producción y creación artística y cultural: la cinematografía, el libro, la música, las artes escénicas y las artes plásticas, que se organizan en institutos y consejos, también hay instituciones, de carácter nacional, representativas de manifestaciones artísticas específicas, según la relación siguiente:

  • Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos
  • Instituto Cubano del Libro
  • Instituto Cubano de la Música
  • Consejo Nacional de Casas de Cultura
  • Consejo Nacional de las Artes Plásticas
  • Consejo Nacional de las Artes Escénicas
  • Consejo Nacional de Patrimonio Cultural

4.3 Instituciones Nacionales
Existe un conjunto de instituciones que ejecutan la política trazada por el Ministerio de Cultura, pero, se diferencian de las anteriores, en que rebasan el alcance de una manifestación artística en particular, ejerciendo funciones globales.

4.4 Instituciones con Funciones Globales

  • Biblioteca Nacional “José Martí”
  • Casa de las Américas
  • Centro Nacional de Derecho de Autor
  • CUBARTE

Como soporte básico a la gestión y desarrollo de la cultura existe, una institución dedicada al desarrollo de las investi­gaciones propias del sector y su enlace orgánico con el resto de las ciencias sociales:

  • Instituciones de Investigación

Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Cubana “Juan Marinello.

Se articula, de manera sistémica, con las diversas instituciones ramales de producción y creación artística, la actividad de la enseñanza del arte, encaminada fundamentalmente a la formación de la fuerza técnica calificada, para abordar las diferentes esferas del trabajo cultural. Las instituciones docentes son:

  • Instituciones Docentes
  • Universidad de las Artes
  • Centro Nacional de Escuelas de Arte
  • Escuela Nacional de Arte
  • Centro de Superación para la Cultura

4.5 Instituciones adscriptas
Grupo de instituciones, órganos y centros que no son económicamente independientes, pero juegan un papel fundamental en la información, la comunicación, la superación profesional, la atención y representación de personalidades, las Inversiones, Tesorería y otras actividades a través de las instituciones siguientes:

  •   Centro de Desarrollo y Comunicación Cultural
  •   Centro de Estudios “Antonio Maceo y Grajales”
  •   Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado
  •   Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso”
  •   Fondo de Desarrollo para la Educación y la Cultura
  •   Centro de Tesorería
  •   Archivo Central del Ministerio de Cultura
  •   Grupo EXPOCUBA
  •   Oficina de Coordinación del Proyecto de Cubanacán
  •   Centro de Coordinación para la Colaboración Internacional de la Cultura Cubana

 

4.6 Fundaciones

Para el cumplimiento de objetivos culturales específicos existen un conjunto de Fundaciones y Sociedades, que son las siguientes:

  • Fundación Alejo Carpentier
  • Fundación de la Naturaleza y el Hombre
  • Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano
  • Fundación “Ludwig” de Cuba
  • Fundación “Caguayo”
  • Fundación “Fernando Ortiz”

4.7 Empresas

Grupo de empresas y entidades que realizan actividades de comercialización de bienes y servicios culturales, de servicios de mantenimiento de las instalaciones de las instituciones, protección de los bienes muebles, y valores que se atesoran en las instituciones, de inversiones y de asesoría que son:

  • Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales – EGREM
  • Empresa Fondo Cubano de Bienes Culturales
  • Galería de Arte Génesis
  • Empresa de Servicios y Ejecución de Obras
  • Empresa de Seguridad a Instituciones de la Cultura
  • Consultaría de Economía de la Cultura
  • Centro Inversionista de Obras Priorizadas del MINCULT

4.8 Sociedades mercantiles

Juegan un papel de vital importancia las sociedades mercantiles que llevan a cabo la comercialización y representación de talento artístico, de personas o de productos de la cultura en general, siendo tales:

  • Promociones Artística y Literarias, ARTEX S A.
  • Representaciones Culturales, REC. S. A.
  • PROMIUSIC S.A.
  • Empresa de Proyectos y Servicios de Ingeniería. (ATRIO)

4.9 Prioridades

El presente documento se propone formular en su primera parte determinados conceptos a nuestro juicio imprescindibles para enfrentar la guerra cultural y simbólica a que estamos sometidos y lograr la mayor coherencia en la aplicación de la política cultural de la Revolución por todas las entidades que de un modo u otro difunden arte cubano y extranjero. Al propio tiempo, en su segunda parte, señala un grupo de acciones concretas que (sustentadas en la base conceptual ya referida) se están llevando adelante aún de manera incipiente o que nos proponemos impulsar lo antes posible.

Resulta esencial recordar el mensaje del compañero Raúl a la UNEAC en su 55 aniversario:
Hoy estamos doblemente amenazados en el campo de la cultura: por los proyectos subversivos que pretenden dividirnos y la oleada co¬lo¬ni¬za¬dora global. La UNEAC del presente continuará encarando con valentía, compromiso revolucionario e inteligencia, estos complejos desafíos.

Las instituciones del sistema del MINCULT se sienten igualmente convocadas por estas palabras de nuestro presidente. Podrán avanzar en esta tarea descolonizadora, de defensa de la cubanía y de los valores socialistas, si son capaces de articular sus empeños, en primer lugar con la propia UNEAC, y además con la AHS, el SNTC, el ICRT, el MINED, el MES, el MINTUR, el MINCIN, el MITRANS, el MTSS y otros organismos y organizaciones.

Para aplicar realmente una política cultural única frente a “los proyectos subversivos que pretenden dividirnos y la oleada co¬lo¬ni¬za¬dora global” hay que contar con artistas, escritores, maestros, periodistas, realizadores de radio y televisión, promotores culturales, instructores de arte y  dirigentes institucionales. Hay que fortalecer la acción concertada de todas las entidades en objetivos y tareas específicos, que aporten una mayor intencionalidad y consistencia al trabajo cultural. La real integración de las instituciones del sistema de la cultura a todas las instancias, favorecerá una mayor calidad de la programación cultural. Debe trabajarse con todos los organismos y organizaciones que puedan ayudar en la labor de formación de públicos, de valores y del gusto estético.

Hoy nuestra institucionalidad cultural es embestida por fuerzas desintegradoras de muy distinta índole. La sociedad se ha hecho más compleja y contradictoria, en medio de retrocesos éticos y conductas marginales. Se han acentuado desigualdades que pueden limitar la participación de las mayorías en los procesos culturales, crear ofertas diseñadas para sectores privilegiados y hacer retroceder una de las obras más admirables de la Revolución cubana: la democratización del acceso a la cultura como vía emancipadora del ser humano. El auge de las nuevas tecnologías ha creado una opción alternativa de acceso a la cultura, en particular en el campo de la música y del audiovisual, que tiene una enorme influencia entre nosotros. En espacios públicos bajo formas de gestión no estatal y en muchos adscritos a empresas del Estado, se presentan espectáculos y difunden productos que contradicen abiertamente la política cultural del país.

En determinados segmentos de la población, se advierten tendencias procapitalistas, neoanexionistas y un deslumbramiento colonizado ante los modelos hegemónicos. Entre personas de cierta preparación intelectual tiene lugar una relectura  deformada  del siglo XX en Cuba, incluyendo la República neocolonial y el período revolucionario. Esto ha sido favorecido por las nuevas condiciones creadas por el creciente intercambio cultural con los EEUU.
A pesar de estas manifestaciones, nuestro pueblo y en particular los jóvenes han reaccionado ante el hecho tan doloroso del fallecimiento de Fidel con muestras muy hondas de dolor y compromiso. Fue muy evidente la existencia de grandes reservas morales y revolucionarias. El legado de Fidel proporciona a la Revolución un caudal de ideas y valores insustituibles para la defensa de nuestros principios.

Mantener vivo a Fidel, garantizar la continuidad de la Revolución, combatir toda expresión anexionista y pro capitalista, son tareas fundamentales de nuestros cuadros y funcionarios, tanto en la proyección de las instituciones hacia la población como en el diálogo con los creadores. Hay que fomentar por todas las vías a nuestro alcance una cultura antiimperialista y anticolonialista. Es primordial que se comprenda en toda su dimensión la esencia profundamente anticultural e inhumana del capitalismo. Las teorías peregrinas de que el arte prosperaría en nuestro país sin las instituciones (viéndolas como una mera carga burocrática), debemos refutarlas en la práctica y en los conceptos.

Hay que empeñarse día a día para reforzar los valores del socialismo a través de la cultura. Debemos lograr que la población perciba, en su participación activa en los procesos culturales, satisfacciones y vías de realización no vinculadas a lo material y que identifique ese bienestar con el hecho de que vive en una sociedad socialista.

Debemos estimular a nuestros creadores, cuadros, funcionarios y trabajadores a mantenerse informados sobre la situación nacional e internacional. Sería absurdo eludir los problemas internos en los debates que se  sostengan; pero hay que apreciar también, integralmente, la crisis global que vive la humanidad en el presente. El bloqueo contra Cuba se mantiene intacto; una ofensiva reaccionaria amenaza con liquidar los avances de las fuerzas progresistas en América Latina; prosigue indetenible el deterioro del medio ambiente ante la negligencia irresponsable de las élites y la desenfrenada carrera consumista; la política ha caído en el descrédito, y el destino del planeta está en manos de poderosas transnacionales; crecen las tendencias fascistas, el racismo, la xenofobia, la violencia incontrolada y cada vez más cruel e insensata y los dramas asociados a la emigración de quienes huyen de las guerras y el hambre.

I      Prioridades

    1. Mantener como guía permanente para nuestro trabajo los lineamientos y demás documentos programáticos del VII Congreso y los objetivos de la 1ra Conferencia del Partido. Dar continuidad a los grupos de trabajo temporales vinculados al MINCULT.
    2.  Convertir la plataforma concebida para la aplicación de la política cultural a todos los niveles, es decir, el Programa de Desarrollo Cultural, en el instrumento básico de planificación estratégica y gestión. Para ello, hay que perfeccionar los Programas de los territorios, a partir de su evaluación en las Asambleas del Poder Popular en cada instancia, y continuar el análisis y aprobación de aquellos diseñados para los Institutos y Consejos que atienden las políticas de la creación, desarrollo y promoción artística y literaria.
    3. Prestar la mayor atención a la programación que se ofrece a la población. Debe estar caracterizada por defender la calidad, la cubanía, nuestras tradiciones, la creación de la vanguardia artística nacional, lo mejor del arte universal, una intención descolonizadora y antihegemónica y el trabajo de apreciación para  enriquecer los modelos de gusto y formar espectadores críticos.
    4. Proteger el patrimonio cultural, material e inmaterial, y promover su conocimiento y difusión.
    5. Reforzar la comunicación con la UNEAC, la AHS, el SNTC, las Fundaciones y asociaciones, los centros guiados por creadores de vanguardia  y el movimiento intelectual y artístico en general. Es un deber de las instituciones mantener informados sistemáticamente a los escritores y artistas acerca de la marcha de su gestión y escuchar sus criterios sobre la misma. En estos momentos de limitaciones, hay que establecer con toda claridad qué proyectos tienen que recibir un fuerte apoyo institucional para que no se debiliten.  El igualitarismo en la coyuntura actual es más nocivo que nunca antes. Los cuadros y funcionarios del sector cultural están obligados a asistir como parte sustancial de su labor a espectáculos, conciertos, exposiciones, presentaciones de libros, charlas, debates y encuentros de las organizaciones de creadores. Sin embargo, el vínculo con los intelectuales y artistas hay que construirlo más allá de asambleas  y espacios formales. En primer lugar, hay que convocar a la vanguardia para que participe activa y orgánicamente en la puesta en práctica de nuestra política cultural y en la permanente vigilancia cualitativa frente a distorsiones coloniales y mercantilistas, a la industria hegemónica del entretenimiento y a los intentos divisionistas y subversivos. Los cuadros y funcionarios de la Cultura tienen que estar preparados para analizar colectivamente las críticas y propuestas del sector intelectual y artístico y nutrirse de las mismas para perfeccionar el trabajo.
    6. Es importante fomentar un clima de confianza entre los creadores y las instituciones que permita evaluar con toda la información disponible las ofertas de intercambio provenientes del extranjero.
    7. Hay que consolidar una política de cuadros que se base en las particularidades del sector cultural y enfatice en la formación y capacitación de una reserva de jóvenes. Los dirigentes culturales no pueden permitir que su tiempo laboral se consuma únicamente en cuestiones administrativas: deben leer, estudiar, prepararse y entrenarse para debates cada vez más complejos. Es vital dar la máxima prioridad al desarrollo de la reserva de cuadros.
    8. Mantener un intercambio permanente sobre temas de actualidad con los estudiantes de la enseñanza artística. Hay que prestarles la mayor atención, ofrecerles posibilidades de realización como creadores y ciudadanos y motivarlos para que se involucren en proyectos comunitarios, en tareas de impacto social y en la vida cultural del país. Deben sentirse protagonistas del combate de ideas y valores que enfrentamos en la actualidad. Avanzar en este campo sería impensable sin el papel activo y comprometido de los profesores.
    9. Nuestros cuadros y funcionarios, tanto en la proyección de las instituciones hacia la población como en los diálogos con los creadores, deben ser portadores de las ideas descolonizadoras. Necesitamos lograr un funcionamiento institucional eficiente, digno de la altísima calidad de nuestra cultura, y, al propio tiempo, hay que conocer y difundir el destino del arte genuino en el mundo capitalista, víctima de la censura del mercado. Hay que fortalecer la institucionalidad. Sin ella, la cultura en Cuba sería una jungla donde triunfarían los fabricantes de chatarra comercial.
    10. Combatir con inteligencia y métodos adecuados el proyecto de la industria hegemónica del entretenimiento de mantener en todo el mundo a las nuevas generaciones al margen de los problemas sociales e históricos.
    11. El mensaje principal de los materiales audiovisuales de la industria hegemónica se orienta a exaltar el capitalismo, la felicidad asociada al consumismo, la división entre “ganadores” y “perdedores” y el mesianismo imperial. Todo cuanto hagamos para enriquecer el gusto y promover nociones de apreciación audiovisual será de gran valor.
    12. Un análisis particular merece la música y sus potencialidades para formar valores, contrarrestar la vulgaridad y promover en los públicos, desde los diferentes ámbitos de su empleo, un producto de calidad que contribuya además a la formación del gusto estético y a desarrollar un buen nivel de apreciación. Debemos trabajar para poner al alcance de nuestros jóvenes el patrimonio musical cubano y universal.
    13. Las estrategias de comunicación institucionales, coordinadas por el MINCULT, tienen que ser coherentes y responder a la política cultural de la Revolución. Deben priorizarse las jerarquías y acompañar la programación, desde la instancia nacional hasta municipios y consejos populares, de una difusión apropiada a través de los medios, sean nacionales, locales o de otra índole.
    14. Se debe hacer un empleo más efectivo de las redes sociales, por el impacto que tienen entre los jóvenes. Las instituciones culturales tienen capacidad para inundar de contenidos los principales espacios de las redes (Facebook, twitter, etc.) en las que hoy no está suficientemente representada la fuerza de la cultura cubana. Es indispensable estimular la participación activa de artistas, intelectuales y estudiantes de la enseñanza artística en la batalla cultural e ideológica en las redes sociales.
    15. Promover la crítica artística y literaria concebida para distintos  niveles y públicos, desde la reseña didáctica al análisis especializado, es una importante herramienta para establecer jerarquías y modelos descolonizadores de participación cultural.
    16. Debemos fomentar una conciencia en torno a la importancia del diseño ambiental y al embellecimiento de los espacios públicos.
    17. Emplear en la programación, de modo intencional y con una promoción orientadora, los llamados “grupos portadores”, expresión viva del patrimonio intangible de la nación. Se trata de una vía con notables potencialidades educativas y un modo de fijar en las nuevas generaciones el sentido de pertenencia y el orgullo hacia nuestras raíces. No olvidemos que uno de los pilares de la colonización cultural hegemónica consiste en que la población de los países subdesarrollados reniegue de sus orígenes étnicos, de su memoria, para admirar acríticamente los fetiches del colonizador.  Al propio tiempo, debemos evitar que se desfiguren a causa del impacto turístico los “grupos portadores” y las expresiones de la cultura popular tradicional. Debemos crear una conciencia muy crítica acerca del “seudo-folklore para turistas”, como fenómeno que caricaturiza y daña nuestra identidad.
    18. Las investigaciones en la cultura deben realizarse en todas las instituciones que cuentan con potencial para ello. Hay que priorizar los estudios de público, de consumo y participación, y contribuir al perfeccionamiento de los diagnósticos de los programas de desarrollo cultural. Debemos impulsar la investigación histórica y la crítica del arte.
    19. Apoyar el estudio, el conocimiento y la difusión del legado proveniente de África para nuestra cultura nacional, es el mejor antídoto contra cualquier manifestación de prejuicios por el color de la piel. En esta tarea, instructores, maestros, promotores, realizadores de los medios y artistas en general desempeñan un papel medular. A la vez, debemos estar atentos a los intentos de aquellos que desde el extranjero pretenden ofrecernos recetas antirracistas ajenas a la historia y a la cultura cubana.
    20. Relanzar la Red de intelectuales, artistas y movimientos sociales “En Defensa de la Humanidad”, un instrumento creado por Fidel y apoyado luego por Chávez que en la coyuntura internacional del presente adquiere una relevancia particular.
    21. Las empresas del sistema de la Cultura, tanto las nacionales como las provinciales, no pueden violar la política cultural de la Revolución. Deben negarse a “mercantilizar” los bienes y servicios culturales. Tienen el reto específico de comercializar nuestro arte sin traicionar sus esencias, su autenticidad ni su mensaje. Tampoco pueden violar las jerarquías artísticas promoviendo a mediocres capaces de tener éxito. Al propio tiempo, están obligadas a seguir las indicaciones generales del país, a ser productivas y eficientes y a obtener resultados económicos superiores, dentro y fuera de Cuba.
    22. Las empresas y unidades presupuestadas del sector de la Cultura tienen que crear un ambiente de control estricto en cada una de las entidades. Debemos extraer las amargas lecciones que correspondan de cada uno de los casos de corrupción ocurridos entre nosotros y evaluar qué indicación se violó, qué faltó por hacer, dónde falló el sistema que debió alertarnos. Hay que  hacer énfasis en la prevención. Para todos nosotros debe significar una vergüenza particular que en un sector de tanta significación patriótica, moral y espiritual para el país, se produzcan a menudo casos deshonrosos.
    23. Es necesario trabajar en los conceptos asociados al espacio que pueden tener las formas de gestión no estatal en el sector de la cultura. Aunque hay análisis avanzados en torno a la posibilidad de utilizar estas fórmulas en la producción y los servicios técnicos, debemos ratificar la idea de que las decisiones de política cultural no pueden ser privatizadas. Definir qué se presenta, publica, difunde, exhibe y comercializa en nuestros circuitos siempre va a corresponder a la autoridad institucional correspondiente.

II Acciones concretas

  1.  Para perfeccionar el trabajo institucional debe utilizarse adecuadamente la fórmula del encargo de obras como instrumento de política y evitar cualquier irregularidad en su aplicación. Se deben reforzar los Consejos Asesores de las instituciones, convertirlos en foros colectivos realmente productivos de intercambio de ideas y sistematizar su funcionamiento.
  2. Debemos acelerar los análisis internos de las posibles transformaciones necesarias del Ministerio de Cultura, su sistema de instituciones y su relación con el conjunto de la sociedad.
  3. El Ministerio de Cultura debe firmar convenios con todos los organismos y entidades que difunden el arte en espacios públicos, incluidos aquellos atendidos por formas no estatales de gestión, de modo que se logre aplicar consecuentemente la política cultural. Debemos controlar de manera permanente los resultados de este trabajo.
  4. Los Institutos, Consejos y Direcciones Provinciales de Cultura deben gestar esquemas de trabajo al que se subordinen las empresas en términos de política. Ante el hecho de que determinadas ofertas culturales resultan costosas para una parte de la población, tenemos que impulsar continuamente alternativas módicas, que den facilidades a segmentos de público de pocos recursos a través de acuerdos con organizaciones estudiantiles y secciones sindicales y la gestación de otras opciones accesibles.
  5. La programación que se diseñe debe tener en cuenta nuestras instalaciones y aquellas de otros organismos y entidades que ofrezcan sus espacios para diversificar las opciones  culturales, siempre a partir de la política trazada. Se preservarán los eventos y jornadas de programación que más influyen en la vida cultural del país. A la hora de definir el destino de los recursos materiales y financieros con que contamos, hay que priorizar estos conceptos. Los talleres de programación cultural provinciales y municipales deben perfeccionarse en su composición y funcionamiento y defender sin concesiones los principios de la política cultural.
  6. No se justifican las demoras en informar los presuntos hechos delictivos. Hay que hacer la denuncia correspondiente y elevar la información, tal como está establecido.   Se deben fortalecer los sistemas de control, en particular la auditoría y la inspección estatal.
  7. Es imprescindible evitar todo despilfarro. Las plantillas deben mantenerse congeladas, salvo excepciones absolutamente necesarias, hasta que se realicen los estudios de racionalidad proyectados. Las áreas administrativas deben tomar medidas extremas de ahorro, de modo que sufran lo menos posible los servicios culturales para la población y los proyectos de los creadores. Hay muchos trabajos que técnicos y especialistas pueden desarrollar desde sus casas y pasos que es factible dar en aras de un mayor ahorro de portadores energéticos y otros recursos.
  8. Debemos evaluar de manera colegiada y detallada las numerosas inversiones y tareas de restauración y mantenimiento emprendidas por el MINCULT en la última etapa, que en varios casos implicarían gastos excesivos de portadores energéticos en esta coyuntura. Se priorizará la protección del patrimonio y se verá caso a caso cuándo habrá que adecuar los proyectos que puedan tener continuidad y prestar servicios a la población.
  9. El convenio ICRT-MINCULT y la estrategia de comunicación del organismo, son instrumentos clave para defender nuestros valores en la guerra cultural y simbólica que se nos hace y enfrentar los paradigmas que desde la industria del entretenimiento se crean. En las comunidades hay que acudir  a fórmulas creativas de divulgación, de modo que lleguemos a un público potencial lo más amplio posible. Las estadísticas no solo deben reflejar el número de las llamadas “actividades”, sino el impacto real en términos cualitativos y de participantes. Es necesario difundir adecuadamente los logros y debilidades del sistema institucional.
  10. Para el ejercicio de la crítica, hay que potenciar el empleo de todos los medios disponibles, en especial la radio, la televisión, la prensa plana y la digital.
  11. Deben promoverse espacios de debate a partir de investigaciones, de textos y otros materiales críticos,  que contengan datos y resultados que permitan afianzar las ideas descolonizadoras.
  12. En la atención a la política de cuadros, se deben establecer con mayor precisión los perfiles de los cargos de dirección para garantizar que la selección de los dirigentes institucionales tenga en cuenta la preparación general de los candidatos, su sensibilidad hacia los procesos culturales, sus aptitudes para la comunicación con los creadores y la comprensión de las necesidades culturales de la población. Hay que organizar cursos de superación para los cuadros de la cultura que respondan a las realidades y desafíos del presente.
  13. En la atención al patrimonio, se hace necesario prestar la mayor atención a la formación de personal especializado en el área de patrimonio. Es importante apoyar el trabajo ejemplar en este campo de la Oficina del Historiador de la Habana y el que se viene desarrollando por la Red de Ciudades Patrimoniales y sus historiadores y conservadores.  Para la difusión del patrimonio debe priorizarse el trabajo de extensión en escuelas y comunidades, en los medios y con las nuevas tecnologías.
  14. Debe darse la máxima prioridad a la inversión para conservar los fondos del Museo Nacional de Bellas Artes y a completar el equipamiento destinado a deshumidificar las áreas expositivas. Trabajar igualmente con archivos musicales y audiovisuales, libros, periódicos y documentos valiosos atesorados en la Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de la Música, la Cinemateca de Cuba y en general de la red de museos y bibliotecas. Se reforzará la colaboración con el sistema de archivos y demás entidades de otros organismos que preservan parte notable del patrimonio cultural, como los fondos audiovisuales y musicales del ICRT. Promover la difusión de la serie televisiva Museos de Cuba y otras iniciativas similares.
  15. Constituye una necesidad reforzar la presencia y el trabajo de la AHS en la enseñanza artística.  Es necesario aumentar el respaldo material y financiero a la enseñanza artística, hoy limitado, incluida la necesidad del desarrollo de las nuevas tecnologías. Debemos ofrecer a los estudiantes información actualizada acerca de lo que se está haciendo en cada territorio. Hay que concebir un programa que incluya integralmente en la enseñanza curricular y extracurricular, la formación técnica, artística y humanística, martiana y revolucionaria.
  16. Debemos fortalecer las relaciones con las instituciones de la educación y elaborar un programa específico para crear hábitos culturales genuinos entre nuestros niños y adolescentes, quienes constituyen hoy el sector de población más expuesto  a la influencia de la seudo cultura imperial. La promoción entre ellos de la lectura, en coordinación con el MINED, los medios y las organizaciones estudiantiles, es una de nuestras principales prioridades. Debemos utilizar las nuevas tecnologías, los audiovisuales, la musicalización de la gran tradición poética destinada a la infancia, el desarrollo en las escuelas del movimiento de cantorías infantiles, concursos, talleres y otras iniciativas; pero haciéndolo, siempre, en todos los casos, con el objetivo de conducir  a nuestros niños y jóvenes hacia el libro y a la lectura, como base insustituible de la formación cultural. Utilizar los temas abordados en la pasada Asamblea Nacional de la Organización de Pioneros José Martí. El Ministerio, el Consejo Nacional de Casas de Cultura y el Instituto Cubano de la Música deben trabajar con la OPJM para materializar los nuevos conceptos del festival “Cantándole al Sol”, de modo que se convierta en un referente. Es importante relanzar  con fuerza “Leer a Martí”, “De donde crece la palma”, el movimiento de cantorías y el de las ruedas de casino. Es esencial lograr un reflejo mediático de los buenos ejemplos de trabajo con aficionados. Tenemos que dar seguimiento a los premios del concurso “El Escaramujo”. Un representante del MINCULT debe participar de las reuniones ICRT-MINED y ofrecer su colaboración en cada proyecto en que sea posible y necesaria. Los directores provinciales y municipales de Cultura deben establecer un estrecho vínculo con sus homólogos de Educación y con los medios locales.
  17. Es imprescindible continuar impulsando el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual coordinado por el ICAIC. Hacer énfasis en las relaciones con las universidades, en particular con las carreras pedagógicas.  También deben integrarse otras entidades como la Brigada de Instructores de Arte José Martí, la Biblioteca Nacional y el sistema de bibliotecas públicas y los demás organismos y  organizaciones capaces de influir en este asunto vital.
  18. Gran prioridad debe otorgarse a la utilización de las nuevas tecnologías,   particularmente al debate en las redes sociales Es necesario solucionar las carencias y limitaciones de la Red Cubarte y apoyar las salas de navegación de las organizaciones de creadores.
  19. El Consejo Nacional de las Artes Plásticas debe impulsar el coleccionismo institucional de arte contemporáneo a través de una gestión que combine la adquisición de obras, la protección y conservación con la divulgación de los acervos hasta ahora reunidos. Debe mantener e incrementar su política de organización de acciones y exposiciones que resalten el trabajo curatorial con los fondos del sistema institucional de la Revolución y fortalecer la relación con los artistas plásticos contemporáneos. Hay que garantizar el acceso de nuestros creadores a los materiales y herramientas imprescindibles para su labor.
  20. El talento local debe ser utilizado al máximo, ante la inevitable reducción de las giras artísticas. Hay que usar además a los grupos de aficionados de más calidad, en especial los categorizados por el Consejo Nacional de Casas de Cultura, y a aquellos promovidos por la Brigada José Martí; pero debe vigilarse rigurosamente el repertorio para evitar la imitación colonial de la cultura chatarra hegemónica. Allí donde se emplee música grabada, debe ser solo aquella aprobada y orientada por el Instituto Cubano de la Música. Hay que trabajar en la superación de los instructores de arte existentes y en el establecimiento de vías para formar con rigor nuevos profesionales de esta especialidad, en lo cual los institutos y consejos tienen responsabilidad en lo técnico artístico.
  21. Tenemos que seguir reforzando la capacitación de los instructores de arte en la atención a los grupos portadores; reiterar la necesidad de que estudien la historia, la espiritualidad y las tradiciones de las comunidades donde trabajan y apliquen estos conocimientos en su labor cotidiana. El Consejo Nacional de Casas de Cultura debe hacer una continua revisión de los repertorios y paradigmas culturales utilizados en talleres de apreciación y en el movimiento de aficionados.
  22. Es imprescindible apoyar los proyectos de trabajo comunitario de impacto socio-cultural demostrado y rectificar aquellos que puedan haberse distorsionado:A-El ICAIC promoverá con intencionalidad los documentales ya clásicos dedicados a nuestras tradiciones y encargará otros nuevos que se aproximen al tema con lenguajes novedosos y atractivos. Dará  en las Jornadas de Cine Joven premios especiales para obras que traten este y otros asuntos de valor cultural e histórico. Incluirá todos estos materiales en el Programa de Fomento del Gusto Audiovisual.B-En el convenio ICRT-MINCULT se enfatizará en la difusión a través de la radio y la TV de las experiencias positivas de trabajo comunitario.  Debemos hacerlo en reportajes del sistema informativo y por medio de presentaciones en espacios seguidos por niños y jóvenes. Se encargarán spots educativos que reflejen los rasgos esenciales de la cultura tradicional cubana y se añadirán preguntas sobre estos temas a los cuestionarios de los programas de participación.C-El Consejo Nacional de Casas de Cultura, en coordinación con la Brigada José Martí, debe organizar seminarios, talleres y cursos destinados a la capacitación de instructores de arte y promotores en los temas asociados a nuestra cultura popular. Dentro del movimiento de aficionados, se promoverá la creación de grupos musicales y danzarios que cultiven manifestaciones de esta zona de nuestra cultura. En coordinación con el MINED, el MES y las organizaciones estudiantiles, debemos proponer visitas de los estudiantes a ceremonias y fiestas vinculadas a la cultura popular tradicional, acompañados por especialistas que abunden en su historia y significado.
  23. Se debe promover el conocimiento de la Historia de Cuba y en particular del período revolucionario. Impulsar el estudio del pensamiento y la obra de Fidel, como síntesis del ideario martiano y marxista. Difundir creativamente, en toda su riqueza, la vida y la obra de José Martí, con un énfasis particular en su pensamiento antiimperialista, anticolonial, patriótico y bolivariano.  Hay que terminar los monumentos concebidos en homenaje a Aponte, aprovechar las efemérides asociadas a héroes negros y mestizos de nuestras luchas para exaltar sus aportes y trabajar con mayor intencionalidad e integración con otros organismos y entidades. Resulta ineludible promover la obra esencial y fundadora de Fernando Ortiz:A-El ICL, en coordinación con el IHC, la UNHIC y la Academia de la Historia de Cuba, debe preparar planes editoriales con nuevas ediciones o reediciones; encargar breviarios a historiadores que (con el apoyo de editores capaces) permitan ofrecer de modo resumido y ameno las distintas etapas de nuestra trayectoria nacional; formar equipos de autores de literatura infantil y juvenil, historiadores e ilustradores para encargarles obras de contenido histórico para las nuevas generaciones; definir los títulos priorizados que aparecerán en la Feria y a lo largo del año que deberán recibir un particular respaldo mediático; garantizar la presencia de los libros de temas históricos en la red de bibliotecas públicas y en un número determinado de bibliotecas escolares. Es esencial desarrollar esta labor de manera conjunta con el MINED y el MES.B-El ICAIC debe organizar muestras de cine histórico cubano, con material crítico acompañante (en formato digital o de texto impreso), que pueda exhibirse en el circuito de cine y salas de video e incluirse en “Mi mochila”, “Paquete-eduque”, en los proyectos de la AHS y las universidades y en todas las líneas previstas en el Programa para el Fomento del Gusto Audiovisual; encargar obras de ficción, documentales y materiales divulgativos sobre figuras y hechos de relevancia en nuestra historia (algunos  deben concebirse como introducción para debates); utilizar, en coordinación con el ICRT, los espacios que existen para promover adecuadamente estos materiales.  El ICAIC deberá impulsar proyectos para recoger testimonios vivos de protagonistas de nuestra historia reciente, y preservar así los sucesos y momentos relevantes de la historia de la Revolución cubana.C-Los Consejos Nacionales de Patrimonio y Casas de Cultura, la Biblioteca Nacional José Martí  y la Brigada de Instructores de Arte, en coordinación con la  Sociedad Cultural José Martí, deben preparar un plan para impulsar proyectos comunitarios de difusión de la historia, destinados en particular a niños y a jóvenes, con el uso de museos, sitios de significación histórica, actividades bibliotecarias de promoción de la lectura y espacios de las casas de cultura; solicitarán el apoyo de la Asociación de Combatientes de la Revolución y de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba para que protagonistas de la historia revolucionaria y especialistas sostengan encuentros con niños, adolescentes y jóvenes; utilizarán en la medida de lo posible materiales audiovisuales; organizarán, junto a la Fototeca de Cuba, una exposición de fotografías históricas de la Revolución que recorra el país y se acompañe de presentaciones y conferencias; se mostrará la referida colección en museos, casas de cultura, bibliotecas públicas  y en centros educacionales de los sistemas del MINED y del MES.D-Se trabajará con el ICRT para mantener el programa “La otra historia” e incorporarlo al sistema de trabajo con el MINED, al que debe sumarse el MES. Evaluar qué otras películas o series de calidad y temas históricos de las que se exhiben en la televisión pueden utilizarse. Estudiar si puede crearse un espacio para documentales de este perfil, que, aparte de los nuestros, hay muchos con calidad y un enfoque adecuado. Es importante que los maestros y profesores incorporen como instrumento educativo los programas de difusión histórica y establezcan algún mecanismo de evaluación sobre su efectividad real (preguntas de control, debates, etc.).E-También en coordinación con el ICRT, se trabajará para incorporar de modo sistemático preguntas sobre historia de Cuba y universal a programas como “La neurona intranquila” en sus versiones para jóvenes y adultos. Utilizar intencionadamente libros de historia entre los obsequios a los ganadores. Promover a los finalistas del programa, sobre todo del juvenil. Esto influirá en elevar el prestigio social del conocimiento y de la cultura frente al paradigma del triunfo asociado al dinero. Se prepararán cuestionarios similares para el programa “Sorpresas” de Radio Rebelde, para el nuevo espacio que está gestándose sobre historia en Radio Reloj y otros que puedan crearse en los medios.F- El  CNPC continuará participando en la Comisión de Memoria Histórica que preside el CITMA.

5. Hitoria 

Desde el punto de vista gubernamental, al triunfo de la Revolución las funciones culturales eran desempeñadas por la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación, y el peso de la gestión cultural recaía en la gestión de instituciones de carácter privado y asociaciones voluntarias.

Con el triunfo de la Revolución el 1ro de enero de 1959 la sociedad cubana experimentó profundos cambios en todas sus estructuras. Por ese entonces, tuvo lugar la creación de instituciones culturales emblemáticas para la cultura del país como fueron el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), fundado apenas a 83 días del triunfo de la Revolución Cubana, lo que puso de manifiesto la preocupación del nuevo gobierno por la cultura artística; la Casa de las Américas, en abril de 1959, para desarrollar y ampliar las relaciones socioculturales con los pueblos hermanos de América.

El Consejo Nacional de Cultura se concretó en 1961 como primera institución gubernamental independiente para el desarrollo de la política cultural del país.

Un amplio proceso de democratización de la cultura tuvo lugar y momentos importantes se pusieron de relieve desde 1961 con la exitosa y trascendental Campaña de Alfabetización, que alfabetizó a casi un millón de personas, y la creación de la Imprenta Nacional, la cual inició la publicación de la obra de los grandes maestros de la literatura universal y para ello partió con la tirada masiva de 100 000 ejemplares en cuatro tomos, de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes y Saavedra, primera edición cubana de este título.

También se inauguraron la Escuela Nacional de Arte, en 1962, que dio inicio a la extraordinaria expansión de la enseñanza artística, como una de las obras más trascendentales y hermosas de la Revolución Cubana expresada en el desarrollo y prestigio alcanzado por el arte en Cuba. Otra importante institución creada por estos años, específicamente en 1967, fue el Instituto Cubano del Libro, responsabilizado de la política para el desarrollo y promoción del libro y la literatura.

Estos constituyen los antecedentes del surgimiento del Ministerio de Cultura, el cual se creó como parte del proceso de institucionalización de los Órganos de la Administración Central del Estado cubano, ocurrido en 1976.

5.1 Creación del “Mincult”

A partir de la Tesis de la Cultura Artística y Literaria del Congreso del Partido de 1975, se afirmó el reclamo que abrió las puertas a la idea de fundar dicho Ministerio, el cual se crea dentro del proceso de institucionalización de los Órganos de la Administración Central del Estado de la República de Cuba, con el encargo de dirigir, orientar, supervisar, controlar y ejecutar en el ámbito de su competencia, la aplicación de la política cultural del Estado y del Gobierno cubano, así como garantizar la defensa, preservación y enriquecimiento del patrimonio cultural de la nación.

Por la Ley No.1323, de 30 de noviembre de 1976, de la Organización de la Administración Central del Estado, se crea el Ministerio de Cultura, posteriormente derogada por los Decretos-Leyes  No.67 y No.147, hasta el No.272 vigente en la actualidad.

Según acuerdo 4024 del Consejo de Ministros con fecha 11 de mayo del 2001 se aprobaron, con carácter provisional, hasta tanto sea adoptada la nueva Legislación, el objetivo y las funciones y atribuciones específicas siguientes:

  • Dirigir, orientar, promover y supervisar y ejecutar la política cultural del país, en un vínculo estrecho y sistemático con el movimiento intelectual y artístico.
  • Favorecer, controlar y evaluar la aplicación coherente de la política de difusión y promoción del arte y la literatura.
  • Dirigir, supervisar y evaluar la política orientada al estudio, la conservación y la restauración del patrimonio cultural de la nación.
  • Promover un amplio movimiento sociocultural en el país a favor del desarrollo de una cultura general integral en nuestro pueblo.
  • Promover la formación de valores estéticos en la sociedad, con énfasis en niños, adolescentes y jóvenes; contribuyendo a la creación de la ética social.
  • Dirigir y supervisar la política y los procesos de la formación artística, la de los promotores culturales y la preparación de los instructores de arte.
  • Dirigir y supervisar la política de promoción nacional e internacional del arte y la cultura y de las manifestaciones culturales provenientes del exterior.
  • Dirigir, controlar y ejecutar la política relativa a la producción y comercialización de bienes y servicios culturales del país.
  • Dirigir y controlar la política relativa al del derecho de autor.

En dicho acuerdo se aprobaron, además, once direcciones y tres departamentos que integran el nivel central del organismo, con el cargo de viceministro primero y cuatro cargos de viceministros, con una plantilla de 183 trabajadores, de ellos 23 en cargos dirigentes. De igual forma se constituyeron las Direcciones Provinciales y Municipales de Cultura, las que se responsabilizan en la aplicación de la política cultural a estas instancias. Se abre una etapa de desarrollo que genera la creación de una amplia red institucional en el país, integrándose  a los diversos cauces por donde fluía la vida espiritual e intelectual de la nación, que durante más 15 años de proceso revolucionario, venían ocupándose de las modalidades profesionales y populares de expresión y reproducción artística, literaria y tecnológica existentes.

Vale recordar que los principios fundamentales que regían la vida cultural del país habían sido anunciados en fecha tan temprana como en 1961, cuando en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, Fidel Castro le habló a los intelectuales y sus palabras se convirtieron en la base de la política cultural de la Revolución.

Para la realización de sus objetivos fue indispensable crear instituciones culturales fuertes, con autoridad y personalidad propia, con el fin de darle toda la jerarquía y autoridad para su funcionamiento.

Por acuerdo No.2322, de 23 de enero de 1989, del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministro, se autorizó la creación del resto de los Institutos y Consejos (recordar que ya existían tres de ellos); los que quedaron organizados el 1 de abril de 1989 como estructura básica del sistema institucional de la cultura. Ello serían: el Instituto de la Música (ICM) y los ya fundados Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) e Instituto Cubano del Libro (ICL); el Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP) y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas (CNAE), el Consejo Nacional de Patrimonio (CNAP) y el ya mencionado Consejo Nacional de Casas de Cultura (CNCC).

Para asumir la dirección del nuevo Ministerio se necesitaba una persona con suficiente autoridad intelectual, moral y política, y la persona escogida por la dirección de la Revolución fue el doctor Armando Hart Dávalos.

La decisión tuvo una notable significación, y fue bien percibida en el mundo de la cultura, por tratarse de una figura representativa de la Revolución cubana y con elevado prestigio. Además, llegó con una autoridad no solo personal, sino de su obra y su vida, capaz de poder enfrentar y liquidar las fisuras que limitaban e impedían el trabajo cultural en el país, abriendo un nuevo camino que también en cierta medida se apoyaba en esa tradición cultural del pueblo cubano.

Desde el primer momento, en Hart y en sus principales colaboradores  estuvo  la certeza de que había que conservar  lo valioso de la historia de nuestra cultura,  elevar cualitativamente cuanto provenía de los aportes nacidos en los años 60, y transformar con altura lo que se había torcido en los 70, a raíz de rígidos extremismos rectores que confundieron a las expresiones culturales con la ideología y la propaganda políticas.

La misión radicaba en forjar un clima de confianza para la creación artística y literaria, de credibilidad y seguridad; acercarse y convencer a los artistas e intelectuales hasta ubicarlos en el centro de la sociedad, así como crear un público receptor preparado y ponerlos en contacto con la comunidad artística cubana.

El arma que utilizó el Ministro para acaparar la confianza de los artistas e intelectuales fue la de dirigir con consenso. Construyó un organismo sobre la base de la presencia permanente de los artistas e intelectuales en la discusión y proyección de temas decisivos de la política cultural.

Fue así que se rodeó de personas de confianza, y admiradas por sus méritos artísticos e intelectuales; figuras como Julio García Espinosa, Antonio Núñez Jiménez, María Luis Bravo, Mirtha Aguirre, Graziella Pogolotti, Roberto Fernández Retamar, sin dejar de mencionar a Graciela Rodríguez (Chela), quienes tuvieron siempre por divisa la utilidad del pensamiento plural; por lo que consideraron indispensable la formación de Consejos Asesores que alimentaran sus propias definiciones y decisiones; e igual las del resto de los cuadros y funcionarios, quienes de manera exigente y flexible supieron articularse con el gremio de creadores.

Testigos de la época coinciden en, que en aquel entonces, nadie sabía que estaban haciendo algo que no era solo para el momento, sino para años siguientes. Se lograron preparar inmuebles para las instituciones culturales, se crearon los Museos municipales y las Galerías de Arte. Era el momento y no otro de colocar a la Cultura en el lugar que le correspondía.

Luego de constituido el Ministerio, la primera Ley que se aprueba es la de Patrimonio en 1977, para proteger y salvaguardar la memoria de la nación cubana; la segunda fue la de Monumentos.

Trascurrieron los años, parte del desarrollo artístico se fue interrumpiendo por la llegada del período especial.  Había poco dinero, necesidad de recursos, pero se mantuvo la enseñanza artística gratuita en el país y el funcionamiento de las Casas de Cultura.

Al igual que otras esferas de la sociedad, en la Cultura se produjo un deterioro brusco de las instituciones culturales. Fue entonces cuando se creó un sistema empresarial para costear los procesos culturales de la nación que se hacían complejos tanto en el interior como en el exterior. Igualmente, se convirtieron las fundaciones en un arma del Socialismo  y de la Revolución: se creó así la fundación Alejo Carpentier, la del Nuevo Cine Latinoamericano, la de La naturaleza y el hombre y la Caguayo, entre otras.

Sin dudas el Ministerio de Cultura no es únicamente resultado de una decisión gubernamental. Nació más bien como punto de llegada lógico de una evolución en la práctica y el diseño de la gestión sectorial correspondiente. No surge como organismo burocrático, sino como una necesidad para aplicar la política cultural la Revolución, que además de cumplir lineamientos, trabaja para satisfacer a los artistas y contribuir a elevar la cultura general integral de nuestro pueblo.

6. Política cultural cubana

Como parte de sus políticas públicas el Estado cubano orienta, fomenta y promueve el desarrollo de la cultura en todas sus manifestaciones, sobre la base de la libertad de creación artística y la defensa de la identidad de la cultura cubana, la conservación del patrimonio cultural y la riqueza artística e histórica de la nación, así como la protección de los monumentos nacionales.

En tal sentido ha facultado al Ministerio de Cultura, Órgano de la Administración Central del Estado de la República de Cuba, para dirigir, orientar, controlar y ejecutar en el ámbito de su competencia la aplicación de la política cultural del Estado y del Gobierno cubanos, así como garantizar la defensa, preservación y enriquecimiento del patrimonio cultural de la nación cubana.

Esta política cultural abarca los ámbitos del cine y otros productos audiovisuales, la música, el libro, la plástica y las artes visuales en general, el patrimonio cultural y el trabajo comunitario; como parte de su ámbito de competencia también se ocupa de la formación del relevo en cada una de las manifestaciones, la proyección internacional, las relaciones de colaboración con otros países y la comercialización cultural.

La política cultural cubana tiene como pauta la asociación indisoluble de los conceptos de cultura y libertad, presentes en el ideario de los máximos exponentes de nuestra historia revolucionaria:

“Ser cultos es el único modo de ser libres.” José Martí, 1884

“Sin cultura no hay libertad posible.” Fidel Castro, 2002

Se entienden como rasgos esenciales de la política cultural cubana la democratización en el acceso a la cultura; la defensa de la identidad nacional desde nuestra dimensión caribeña, latinoamericana y universal; la salvaguarda del patrimonio cultural; el impulso al desarrollo del talento en un clima de libertad creadora, compromiso y participación; así como el fomento en la población de capacidades de apreciación artística cada vez más exigentes.

Los principios de esta política cultural, si bien no están recogidos en un solo corpus textual, se encuentran recogidos en varios documentos esenciales de la historia de la Revolución, que dan cuenta de su carácter dialéctico (reafirmación de algunos principios y evolución de otros): Palabra a los intelectuales, El socialismo y el hombre en Cuba, I Congreso de Educación y Cultural, la Constitución de la República de Cuba, Las tesis y resoluciones sobre la cultura artístico-literaria del I Congreso del Partido, Documentos del V Congreso de la UNEAC y más recientemente los Objetivos de la I Conferencia del Partido.

La Tesis y Resoluciones del Partido Comunista de Cuba antes citadas señalan entre los avances de la Revolución en la cultura:

  • La participación de las masas en la actividad cultural con la incorporación activa de trabajadores, campesinos y estudiantes, y muy especialmente de los niños y jóvenes.
  • La revalorización de las obras más importantes del arte y la literatura nacionales y de la cultura universal.
  • El estudio de las raíces culturales, el reconocimiento de sus valores, el desarrollo de estos y la investigación del folklore.
  • La fundación de organismos, instituciones y agrupaciones culturales.
  • La organización del Sistema de Enseñanza del arte y la creación de escuelas formadoras de instructores.
  • La creación de una cinematografía nacional y extensión de los servicios cinematográficos a las zonas rurales y montañosas.
  • Un creciente movimiento editorial que da posibilidades al pueblo de conocer la variedad y riqueza de la cultura cubana y universal.
  • Multiplicación de bibliotecas, galerías y museos (con una o más de una por municipio).
  • A ello habría que sumarle el surgimiento de las Casas de Cultura como núcleo fundamental de la actividad cultural en los territorios.

Orientada a garantizar la participación del pueblo en los procesos culturales y su acceso a todas las manifestaciones artísticas, la política cultural cubana entiende estos fenómenos en su modo más amplio y los toma como punto de partida y objetivo mismo del desarrollo.

Desde el triunfo revolucionario, esta estrategia ha previsto —además— la participación activa de escritores y artistas en su diseño y práctica, teniendo un papel fundamental en la proyección nacional e internacional de los valores de la cultura e identidad cubanas.

En este sentido resulta indispensable citar el mencionado discurso Palabras a los Intelectuales, del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro. En su intervención (junio de 1961) se vislumbró el camino a seguir en el campo de la cultura, contando siempre con el compromiso de los creadores, y se refrendaron derechos clave como la creación sin distinciones de credos religiosos o políticos ni restricciones estéticas.

Además de reafirmar la vocación transformadora del proceso revolucionario, Palabras a los Intelectuales resumió la importancia de la cultura para su quehacer, notable en el momento que fueron enunciadas: a dos meses del ataque a Playa Girón, en plena campaña de Alfabetización, y experimentando un auge del bloqueo de los Estados Unidos hacia Cuba.

Tanto entonces como en estos días, se mantiene que la Revolución defiende la libertad —como expresó Fidel—, y “que no puede ser por esencia enemiga de las libertades”.

 

Postulados básicos de la política cultural cubana

  • La reafirmación y el desarrollo de la identidad nacional; la vocación universal y profundamente latinoamericana y caribeña de la cultura nacional.
  • La conservación, protección y difusión del patrimonio cultural.
  • El reconocimiento a la diversidad cultural.
  • El fomento y estímulo a la creación artística y literaria.
  • El respeto y apoyo al protagonismo y creatividad de las comunidades en la conducción de sus procesos socioculturales.
  • El reconocimiento al papel de la cultura en el impulso y orientación de los procesos socioeconómicos.

Los programas de desarrollo cultural que se llevan a cabo en Cuba constituyen una expresión de la política cultural del país y de los principios enunciados. En su realización intervienen entidades, organismos y organizaciones de diversos sectores, pues su alcance rebasa a las instituciones culturales e involucra las esferas social y económica.

 

7.1 ÁREA RESULTADOS CLAVE I: GESTIÓN INSTITUCIONAL

  1. Perfeccionar la gestión institucional para el desarrollo y promoción de la creación artística y literaria; el trabajo cultural en la comunidad, y la preservación y difusión del patrimonio cultural cubano.
    • Aprobados los programas de desarrollo de los institutos y consejos de las ramas artísticas.
    • En proceso de implementación los programas de desarrollo de los territorios y los aprobados de los consejos de Casas de Cultura y Patrimonio, lay Biblioteca Nacional José Martí y Cubarte.
    • Nivel de participación efectiva de la UNEAC y la AHS en el diseño y evaluación de la actualización de la política cultural; de los programas de desarrollo, de la programación artística; en los consejos técnicos artísticos de las instituciones y empresas, en el proceso evaluativo de la calidad de proyectos artísticos, agrupaciones y espectáculos; en  proyectos comunitarios, y en espacios de debates sobre el trabajo cultural.
    • Consolidado el sistema de relaciones con Fundaciones y ONGs vinculadas al organismo y con otros ministerios, entidades y organizaciones implicados en el desarrollo cultural:
  • Integración de las fundaciones y ONGs a los programas de desarrollo, proyectos de trabajo, programación cultural y a la actividad internacional de la cultura.
  • Resultados positivos en la implementación de los Programas Especiales y Convenios de Trabajo con organismos y organizaciones.
    • Grado aceptable de cumplimiento de los Acuerdos de los Congresos de la UNEAC y la AHS.
    • Se constata adecuada correspondencia entre los programas de desarrollo, los objetivos anuales y los planes de Actividades Anual-Mensual-Individual.
    • Perfeccionado el sistema de eventos del ministerio de Cultura.
    • Mejorados los indicadores que caracterizan la aplicación de la política de cuadros en el sistema.
    • Lista para ser promovida el 50% de la reserva especial de cuadros de la subordinación nacional.
    • Nivel adecuado de preparación de cuadros y reservas integralmente, con énfasis en los temas de la cultura cubana, la política cultural y la subversión en la cultura.
    • Trabajo en el perfeccionamiento organizativo y estructural del organismo y su sistema institucional, respondiendo a los siguientes conceptos:
  • Papel rector en la política cultural del Ministerio.
  • Aligeramiento de las estructuras y consideración de una concepción horizontal.
  • Funcionamiento institucional en sistema y con un enfoque racional.
  • Separación de las funciones estatales y de política, de las empresariales. Establecimiento de mecanismos jurídicos, de relación, de control y supervisión que garanticen que el sistema empresarial en el cumplimiento autónomo de sus misiones, funciones y en su toma de decisiones, cumplan con la política cultural en cada rama de la creación artística y literaria.
  • Redimensionamiento y actualización de las funciones y organización de las instituciones culturales con el propósito de su fortalecimiento en materia de política cultural y de servicios a la población, en la actividad presupuestada. Priorizado el sistema de casas de cultura por su papel y repercusión en la comunidad.
  • Fortalecimiento de las plantillas de la actividad fundamental y disminución de las de la actividad de regulación o apoyo.
    • Nivel de calidad probada de artistas, agrupaciones, compañías y proyectos artísticos subvencionados y de los catálogos comerciales de empresas y otras instituciones autorizadas a tener vínculos con artistas.
    • Adecuado funcionamiento de los Registros de los Creadores independientes de las Artes Plásticas, Literarios (escritores, dramaturgos y guionistas de cine y audiovisuales), y Musicales.
    • Elaborados y presentados a la instancia correspondiente, la actualización de los Decretos Leyes 106/1988, “Del Creador Independiente de las Artes Plásticas”, y 44/1993, “Del Creador Musical”.
    • Regulados el alcance y los requisitos del ejercicio de las actividades por cuenta propia aprobadas con incidencia en la aplicación de política cultural, y controlada su aplicación.
    • Aplicación de las regulaciones aprobadas para el sector no estatal y su vínculo con las instituciones culturales.
    • Aplicados mecanismos de evaluación, control y supervisión del cumplimiento de los lineamientos fundamentales de la Política Cultural por los sectores estatal y no estatal, con incidencia en la cultura, a partir de:
  • Realización de inspecciones.
  • Evaluación de la programación cultural.
  • Asesoramiento y control de la difusión de la música y los audiovisuales en los espacios públicos.
  • Nivel de cumplimiento de los Programas Especiales y Convenios con otros organismos, organizaciones y entidades.
    • Aplicada adecuadamente la legislación vigente para la contratación laboral y la contratación y pago por servicios artísticos, en el sector estatal y no estatal.
    • Evaluada la aplicación del de financiamiento a proyectos de calidad y de obras por encargo, con impacto artístico, cultural y social.
    • Evaluada la aplicación de las adecuaciones del sistema tributario para el sector de la cultura y propuestas de modificaciones.
    • Actualizado el Decreto 226 “De las contravenciones en el sector artístico”.
    • Cumplimiento del plan en lo que a recursos para la reparación, mantenimiento de las instalaciones; la adquisición de tecnología para la creación y producción artísticas, la conservación del patrimonio cultural,  la enseñanza artística, los servicios bibliotecarios;  la base técnica  especializada de la cultura, en particular sonido y luces, y de instrumentos, accesorios y materiales,  a partir de las prioridades definidas, se refiere.
    • Decisiones adoptadas en cuanto a las instalaciones cerradas y las que se encuentran en peor estado físico constructivo y reordenado su funcionamiento.
    • Perfeccionados y fiscalizados los mecanismos de gestión económica, con énfasis en los sistemas contables y financieros, como garantía para la aplicación de la política cultural.
    • Evaluado cuantitativa y cualitativamente el nivel de correspondencia entre el presupuesto asignado y la actividad cultural.
    • Actualizado el Sistema de Estadísticas Culturales como reflejo del cumplimiento de la política cultural.
    • Gestionados financiamientos y recursos para respaldar proyectos culturales y propuestas artísticas de calidad, referentes del desarrollo cultural en las comunidades y en el país.
    • Perfeccionada la estrategia y mecanismos para  la defensa y la seguridad y protección del patrimonio cultural, recursos humanos y bienes materiales, y el enfrentamiento y reducción de desastres naturales y de otra índole.
    • Incrementada internamente la detección y prevención con fuerzas propias y disminuidos los hechos delictivos y de corrupción en relación con el 2017.
    • Incrementado el nivel de informatización  de los procesos en la cultura, con énfasis en los de creación  y producción artísticas y literarias y en los procesos de  la conservación de la memoria histórica y difusión del patrimonio musical, bibliográfico, documental y cinematográfico, y en general, la difusión de los contenidos culturales en la Red.
    • En proceso de consolidación los sistemas de gestión documental de las entidades nacionales y territorios, la creación de los espacios para los archivos y la designación de sus ejecutores como una herramienta indispensable para la toma de decisiones y para el control interno en nuestras organizaciones.
    • En proceso de desarrollo la industria creativa de bienes y servicios culturales en concordancia con los principios de la política cultural, con énfasis en:
  • Nivel de correspondencia de la política comercial con la política cultural.
  • Incrementada la oferta de bienes y servicios culturales del sistema empresarial en al   menos un 5%     en relación con el 2017.
  • Incrementadas las exportaciones y otras formas de ingreso de CL en un 5%, para el respaldo  creciente proporcional a propuestas y proyectos   priorizados.
  • Nivel de importaciones en correspondencia con los Ingresos externos.
  • Alcanzado un gasto de salario por peso de Valor Agregado Bruto (VAB) igual o inferior al del año 2017.
  • Aplicados sistemas de pago por resultados.
  • Incrementado el comercio digital de la música cubana en relación con el año anterior
  • Dirigidos los procesos inversionista a la remodelación de los centros culturales del país en correspondencia con  los proyectos que desarrollan y  la eficiencia en su funcionamiento.

7.2 ÁREA RESULTADO CLAVE II: CREACIÓN Y PROMOCIÓN ARTÍSTICA Y LITERARIA.

  1. Incrementar cuantitativa y cualitativamente los procesos de creación, producción y promoción artística y literaria, así como la crítica especializada y los espacios para su ejercicio.
    • Incrementados los espacios de promoción de la obra de creadores y artistas, en especial de los jóvenes talentos.
    • Beneficiados con el sistema de Premios Nacionales y Becas de Creación, creadores y artistas con obra reconocida por su calidad y compromiso y con proyectos potencialmente referentes artísticos, con aportes desde la experimentación.
    • Beneficiados con financiamiento proyectos de alta calidad y rigor estéticos y artísticos y obras por encargos institucional.
    • Consolidados los espacios de crítica en el Noticiero Cultural.
    • Ampliados los espacios para la crítica especializada con rigor en los diferentes medios de comunicación.
    • Desarrollados proyectos con las secciones de crítica de la UNEAC.
    • Revisadas las revistas culturales y desarrollados desde las fundamentales, espacios de debate público.
    • Priorizadas la promoción artística y literaria en el ámbito internacional; la atención y el rigor en el sistema de relaciones culturales con el mundo y en el intercambio con Estados Unidos, con énfasis en:
  • Consolidada la labor del Capítulo Cubano de la Red en Defensa de la Humanidad.
  • Fortalecido el trabajo de la Misión Cultura Corazón Adentro en Venezuela.
  • Implementada la estrategia para las relaciones culturales con los Estados Unidos.
  • Implementada la estrategia para el enfrentamiento a la subversión política ideológica.
  • Consolidados los eventos internacionales más importantes, con incremento de la participación extranjera.
  1. Proponer la actualización de la política de perfeccionamiento del sistema de Derecho de Autor.
    • Reconocidos los derechos como creadores intelectuales de artistas, intérpretes y de productores de fonogramas.
    • Elaboradas la propuesta de la Nueva Ley de Derecho de Autor y sus normas complementarias.

 

7.3 ÁREA DE RESULTADOS CLAVE III: PROYECCIÓN SOCIAL DE LA CULTURA.

  1. Perfeccionar la programación cultural y su calidad, con la participación del movimiento artístico y de la población, destinataria y protagonista de su desarrollo.
    • Consolidados los talleres de Programación a cada nivel como  espacio de análisis, viabilidad de las propuestas y cumplimiento de lo planificado con calidad.
    • Planificada y evaluada la utilización del presupuesto y los recursos para la programación cultural, fundamentalmente del Verano, de la Jornada por la Cultura Cubana y la Jornada Triunfo de la Revolución.
    • Análisis cualitativos de la programación, a partir de los siguientes indicadores:
  • Participación de las comunidades en el diseño y desarrollo de la programación cultural de cada territorio,
  • Participación de artistas escritores, promotores e instructores de artes en todo el proceso de la programación.
  • Balance e integración entre las diferentes manifestaciones del arte y la cultura.
  • Correspondencia de la oferta con la edad del público a que va dirigida.
  • Condiciones tecnológicas, desde la planificación hasta su evaluación, para el desarrollo de las actividades.
  • Desempeño profesional y técnico artístico del talento que se presenta.
  • Valores éticos y estéticos predominantes en la oferta artística cultural.
  • Aprovechamiento de salas de video y TV, cines y otros espacios en usos múltiples y alternativos como contribución a la programación territorial, especialmente en aquellas zonas que no cuentan con instalaciones culturales en buen estado.
  • Nivel de participación de estudiantes y proyectos de escuelas de arte.
    • Espacios cerrados para la posible ejecución de bailables y espectáculos con artistas profesionales.
    • Nivel de programación en los centros culturales, casas de la música y eventos, giras y presentaciones del sistema empresarial.
    • Incremento de actividades culturales en espacios abiertos, especialmente infantiles, parques, plazas, planes de la calle,  con el fin de aprovechar la luz solar, contribuyendo así al ahorro energético.
    • Relaciones entre municipios y provincias limítrofes para el intercambio del talento y realización de giras, programación del talento aficionado grupos portadores entre otros.
    • Cumplimiento de las giras artísticas programadas y que estas lleguen a los municipios y zonas apartadas del municipio cabecera.
    • Actividades por las unidades artísticas subvencionadas con el fin de elevar el nivel de referencia de la población y hacer uso racional de los recursos financieros.
    • Programación de las bandas de concierto, profesionales y aficionadas, cantorías, ruedas de casino, resultados de los concursos, proyectos novedosos y presentaciones especiales en todos los espacios posibles.
    • Nivel alcanzado en la promoción del libro y los hábitos de lectura en la comunidad, considerando las diferentes formas de extensión bibliotecarias.
    • Programación de actividades culturales en las zonas apartadas y en concentraciones poblacionales con desventaja social, estimulando el surgimiento de proyectos socioculturales.
    • Estímulo a las expresiones de la cultura popular tradicional, de manera que se conviertan en sucesos culturales referenciales para el territorio, el país y satisfacción de la comunidad.
    • Realización de Talleres de las diferentes manifestaciones artísticas en las comunidades.
    • Imagen y ambientación, estéticamente agradable e higiénica de los espacios institucionales donde se desarrollan las actividades artísticas y culturales.
    • Cumplimiento de lo establecido en la Resolución No. 66 del Ministerio de Cultura de acuerdo a la Ley del Medio Ambiente sobre el ruido.

 

  1. Implementar la estrategia de comunicación del organismo.
  • Priorizada la promoción por los medios, de los artistas, agrupaciones, opciones y actividades que por su calidad, constituyen referentes artísticos y culturales.
  • Sistematizados monitoreos del funcionamiento de los medios y mecanismos de promoción utilizados y adopción de medidas que se requieran.
  • Perfeccionado el tratamiento a la promoción antes, durante y después, de los eventos más importantes nacionales y de las provincias en los medios.
  • Desarrollo de investigaciones cuyos resultados tributen al perfeccionamiento de la comunicación en el organismo.

7.4 ÁREA DE RESULTADOS CLAVE IV: PATRIMONIO CULTURAL

  1. Consolidar la labor de conservación y promoción del patrimonio cultural material e inmaterial y natural.
    • Actualizada la política referida la Patrimonio Cultural y elaboradas propuestas modificativas a las Leyes 1 y 2 de 1977 vigentes.
    • Estudio y propuesta de reordenamiento estructural de la red de museos, del sistema de bibliotecas públicas y del resto de las instituciones que atesoran patrimonio a nivel nacional.
    • Fortalecido el funcionamiento de las Comisiones Nacional de Monumento y de Patrimonio Cultural Inmaterial.
    • Consolidado proyecto de colaboración con organizaciones internacionales de atención al patrimonio.
    • Perfeccionados la estrategia y los mecanismos para la defensa, seguridad y protección del patrimonio cultural, el enfrentamiento y reducción de desastres naturales y hechos delictivos y de corrupción.
    • Nivel de planificación y adquisición de tecnologías y materiales para conservación del patrimonio cultural.
    • Actualizados los inventarios de los bienes que conforman el patrimonio del país

 

 7.5  ÁREA DE RESULTADOS CLAVE: INVESTIGACIÓN, FORMACIÓN Y SUPERACIÓN.

  1. Perfeccionar la estrategia de investigación, a partir del encargo y las prioridades como interés estatal, y control sistemático y como aporte a la actualización y aplicación de la política cultural y al desarrollo del arte y la cultura en el país.
    • Aplicados los resultados fundamentales de las investigaciones en los programas de desarrollo y en la práctica artística, sociocultural y la docencia a través del perfeccionamiento de planes y programas de estudio de la enseñanza artística.
    • Diseñada la Encuesta Nacional de Consumo Cultural y su ajuste con vistas a su aplicación y procesamiento en el 2019
    • Aplicada la investigación acción y otras técnicas que permitan de manera ágil la evaluación y control sistemático de la aplicación de la política cultural en contextos socioculturales concretos.
    • Socializados los resultados de las investigaciones fundamentales mediante su publicación y la docencia.

 

  1. Gestionar con calidad los procesos formativos de la enseñanza artística y de los recursos humanos del sistema de la cultura.
    • Implementada la política de perfeccionamiento los procesos sustantivos de la enseñanza artística.
    • Perfeccionados los procesos de elaboración y puesta en práctica de los nuevos planes de estudio y programas en todos los niveles, incluyendo los orientados a la formación de profesores – instructores de arte como parte del sistema de enseñanza artística en el país.
    • Preparados integralmente los claustros docentes de escuelas, Universidad de las Artes y centros de superación, con énfasis en los temas de la cultura cubana, la política cultural y la subversión en la cultura, el pensamientos de Martí y Fidel y el uso de las TIC en función del proceso docente y en las redes sociales para la defensa de la Revolución.
    • Consolidadas las Escuelas Nacionales de Arte como Centros de Referencia y de atención docente metodológica a la red de escuelas en el país.
    • Perfeccionados las demandas de graduados de los niveles medio y superior de la enseñanza artística del 2019 al 2027; el plan de continuidad de estudios y el de ingreso a la educación superior especializada.
    • Perfeccionados los procesos de demandas de graduados de nivel superior y de técnicos medios de la enseñanza general y de ubicación y atención a estos graduados.
    • Perfeccionadas las demandas de superación de los recursos humanos de la cultura, con énfasis en el cuarto nivel de enseñanza.
    • Nivel de respuesta a las demanda de superación de profesionales y trabajadores del organismo.

Textos donde se aborda la esencia de la política cultural cubana: