Algunas corrientes filosóficas definen la ataraxia como la disposición anímica que lleva a la persona a alejarse de las perturbaciones para alcanzar la felicidad, refiriéndose también a un estado sereno del alma y la mente, que no admite la entrada del sufrimiento ni de las perturbaciones. Curioso es que mientras se asume este concepto la medicina se sirve del mismo término para dar nombre a un problema de salud, en el que no se aceptan límites y normas, y se actúa sin tener en cuenta consecuencias.

Ahondando en el reflejo de nuestra realidad, José Capaz cuestiona el resultado de nuestras acciones y decisiones, desde un imaginario visual, que pone en claro la búsqueda de una concepción estética y conceptual, incidiendo con su dramaturgia en tramas sociales que sirven de cortina a lo artístico, en tanto meditaciones advierten sobre la sensibilidad, la forma de construir y legitimar su discurso plástico. 

El carácter sombrío de las obras, permite transmitir fuerza, a lo que se suma la manera de ver y entender los grandes formatos, trayendo del pasado el mensaje de grandes pensadores y maestros del arte. En este bregar, encuentra en el mundo mediático aquello que considera como “la incapacidad de entender lo más sencillo y por tanto  se ven impedidos de alcanzar lo transcendente, a pesar de ser esta la finalidad que les obsesiona”.http://cubarte.cult.cu/blog-cubarte/ataraxia-jose-gabriel-capaz/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *